Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Posiblemente mi postre favorito: Tiramisú

Aportación
11 Abril 2014
Jesús Muñoz
Jesús Muñoz
"De cocinillas a cocinero"
Sí, soy un goloso, lo reconozco. Me encantan los postres y soy incapaz de resistirme a un buen Tiramisú, posiblemente mi postre favorito. Pero también uno de los que más decepciones me causa probar. Pero ¿De dónde viene este postre? ¿Qué ingredientes tiene que llevar?

Sí, soy un goloso, lo reconozco. Me encantan los postres y soy incapaz de resistirme a un buen Tiramisú, posiblemente mi postre favorito. Pero también uno de los que más decepciones me causa probar. Llegas a comer auténticas aberraciones, mazacotes de bizcocho, insípidos de café, y nulos de cacao.

Para entendernos bien, creo que lo primero es explicaros cómo es mi tiramisú perfecto. No es una tarta. Es suave, sedoso, preferiblemente servido en vasito de cristal. Con el bizcocho bien cargado de café, la crema aún más cargada de mascarpone y encima una ligera capa de cacao, puro, amargo, fuerte… que se pierda con la crema en mi boca. Suena bien, ¿no?
¿Cuántas veces me encuentro con un tiramisú así en restaurante? Más bien pocas, quizás 1 de cada 5 es ser muy generoso.

Aunque el Tiramisú pueda parecer un postre antiguo, su origen está con toda probabilidad en el siglo XX. Se cuenta, que después de la segunda guerra mundial, en los burdeles de Treviso, que en esos tiempos también tenían cocineros. La maîtresse, ofrecían a los clientes aficionados (pero también a las mujeres) un dulce diciendo con cortesía estas palabras: Anda, toma cariño, que te doy una cosa que “te tira su”…”La expresión “te tira su”, en dialecto del Veneto, y también en la lengua italiana, podría ser el equivalente en español del “tentempié”, pero no tanto a la manera de un aperitivo, pues el Tiramisú como dulce es mucho más fortalecedor y de inmediato efecto, gracias a la cantidad de glúcidos que incorpora.

Este Tiramisú primitivo del que hablamos, no llevaba ni Mascarpone, ni nata (que no debería llevar nunca). Todas esas grasas en el estómago ralentizan la digestión y en lugar de tener un tentempié refortalecedor, tendríamos el efecto contrario, cansancio y somnolencia. La adición del mascarpone es posterior y se supone que los cocineros empezaron a añadirlo para dar textura y suavidad a la crema. Con los años, han aparecido muchas versiones de tiramisú, es una receta que nos puede dar mucho juego.

Clara P. Villalón en su #masterclassDEMOS nos preparó Tiramisú de Pera, (La foto de cabecera es mi versión de su receta). Como ella misma nos contaba, podéis hacer tantas versiones de tiramisú como os plazcan, con frutas de temporada da mucho juego. Cuando es la época, me encanta prepararlo de fresas, sustituir el café por ron quemado para mojar el bizcocho e intercalar láminas de fresas entre capas de crema de mascarpone.

Para terminar, recordad, que para ser original, el Tiramisú sólo tiene que llevar 5 ingredientes: huevos, azúcar, café expreso, bizcochos, y cacao en polvo. Pero llegar a una receta original no es fácil, me explico: En Italia vas a encontrar partidarios de separar las claras de las yemas, guerras entre los defensores de los bizcochos savoiardi y de los pavesini…y podría seguir hasta el infinito y más allá. Como veis hay muchas versiones, yo tengo la mía, si la queréis solo tenéis que pedírmela. Nos vemos pronto y en el tiempo en que nos volvemos a ver, no dejéis de aprender tanto como yo estoy aprendiendo con la beca Demos la Vuelta al Día. 

0 comentarios