Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Pain d’épices

Aportación
14 Mayo 2015
Lorena Hidalgo
Lorena Hidalgo Arranz
"Esto es un sueño hecho realidad"
Hacía tiempo que tenía ganas de preparar este pan, porque me recuerda mucho mi infancia.

El pain d’épices, del francés pan de especias, es una elaboración a mitad de camino entre un bizcocho y un pan, sería como un pan dulce especiado. Es típico de Alsacia en el noreste de Francia. 

La particularidad de este pan, es que se elabora con miel, en la misma cantidad que harina y con una mezcla de especias. Habitualmente se usan jengibre, canela, anís verde, nuez moscada. Pero se puede innovar y añadir pimienta, cardamomo, clavo, etc. Yo como no tenía anís, he usado hinojo que también tiene un sabor anisado que le va muy bien.

Los orígenes de este pan se podrían remontar a los egipcios.  En aquella época ya consumían un pan de miel. Más tarde, los griegos preparaban “melitounta” un pastel de harina de sésamo bañado en miel. Los romanos también consumían “panis mellitus”, un pan frito con miel.

Pero el pain d’épices tal y como lo conocemos hoy en día, sería de origen chino, el Mi-kong, pan de miel. Lo elaboraban con harina de trigo, miel y plantas aromáticas. En el siglo XIII, el Mi-kong se repartía a los soldados de Genkis Khan que lo llevaron hasta los países árabes.

En la Edad Media, durante las cruzadas, los occidentales volvieron con esta receta .

Hoy en día la capital del pain d’épices está en Gertwiller en Alsacia donde le han dedicado un museo. Tanto su elaboración como los ingredientes están regulados por el “Syndicat National de la Biscuitterie Française”.

Y lo tomaba de pequeña para merendar, pero se suele servir acompañando a quesos y carnes, también acompaña muy bien al foie gras (fresco o cocinado) y a los postres más exquisitos (manzanas al horno, crumbles, helado…).

Espero que os animéis a hacerlo porque es algo diferente.

Ingredientes para un pan

250 gr de miel natural de flores

250 gr harina de trigo o de centeno

1 sobre de levadura en polvo

50 gr de azúcar moreno

175 ml de agua (también se podría usar leche)

1 pizca de sal

10 gr de mezcla de especies en polvo (unas 2 cucharaditas de cada especia)

También se podrían usar frutos secos (avellanas, nueces, etc o fruta escarchada). Yo no lo he usado porque quería recordar el que comía de pequeña que no llevaba frutos secos.

Elaboración

Precalentar el horno a 190º

En un bol grande diluir la miel en el agua caliente y añadir la harina con movimientos enérgicos para que no se formen grumos con una cuchara de madera. Incorporar la levadura, el azúcar moreno y la sal. Seguir mezclando hasta obtener una pasta densa.

Verter la masa en un molde de cake (molde alargado), previamente engrasado. Bajar la temperatura del horno a  150º y hornear durante 50-60 minutos. Para saber si está hecho, se puede pinchar con un palo de brocheta. Si el palo sale seco es que está listo.

Dejar enfriar antes de sacarlo del molde.

Degustación

Nosotros lo tomábamos mucho para merendar, pero  también se pueden cortar rebanadas para comer con foie, acompañar los quesos, que tan típicos son en Francia como plato final en las comidas, o de postre para acompañar un helado.

Este pan dura mucho tiempo, ya que la miel actúa como conservante.

0 comentarios