Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Mugaritz

Aportación
8 Mayo 2014
Eduardo Salvador
Eduardo Salvador
"Cocina navarra y ecológica"
Errenteria eta Astigarraga herrien arteko mugan dagoen aritzak ematen dio izen, lehengo asteburuan bizi izan genuen gastronomi experientziaren kronika. Una crónica de la experiencia gastronómica vivida en el restaurante que toma nombre del roble que se encuentra en la muga entre Astigarraga y Errenteria.

Las #masterclassDEMOS te abren la mente, el conocimiento y la conexión con la gastronomía. Por eso mismo quiero aprovechar este espacio para escribir de una de las mejores experiencias gastronómicas que he disfrutado en los últimos tiempos.

Hace unos meses, nuestros amigos Alberto y Marcos nos invitaron a que guardáramos un domingo de primavera para que disfrutáramos con ellos de una comida en un restaurante. El nombre del local donde se celebraría tal convite permaneció en la incógnita hasta la noche anterior al evento, momento en el que me comenzaron a caer enormes lagrimas de emoción al descubrir que se trataba de Mugaritz.

 

Mugaritz está situado en el límite en el que mugan las localidades guipuzcoanas de Astigarraga y Errentería, de ahí su nombre; el elemento separador de ambos municipios es un roble de color rojo que vigila el restaurante siendo testigo de su evolución (muga = frontera; aritza = roble). La naturaleza esta presente en un entorno verde donde el tiempo se paraliza para sentir con mayor intensidad las emociones que inspira el lugar.

 

El galardonado con el premio nacional de mejor Jefe de Sala nacional, Joserra Calvo, nos recibió una con una elegancia y simpatía que mantuvo durante todo el servicio. Dani Lasa, segundo capitán de la cocina de Mugaritz, nos abrió las puertas de una impoluta cocina rodeado de un educado equipo que saludó en cuanto aparecimos en escena; un detalle que jamás olvidaré y que pone de manifiesto el magnífico trato que guarda Mugaritz con sus clientes. Allí mismo, en la cocina, Dani charló distendidamente con nosotros mientras nos ofrecía un aperitivo de chalota suflada llamado “sonajero” el cual, al agitarlo, reproduce el mítico sonido de dicho juguete infantil. Lamentablemente, ese sonido no llegamos a escuchar porque Dani no tuvo suficiente tiempo para explicarlo antes de que lo atacáramos (cosas del hambre y de los nervios).

 

Y ya en sala, un joven Sumiller landés supo entender perfectamente los vinos con los que queríamos acompañar el menú y nos guió de una manera sobresaliente:

 

-         - Ekam 2011, un vino blanco de la D.O. Costers del Segre de uvas Riesling y Albariño. Fresco, con notas amoscateladas, complejo pero equilibrado, perfecto para armonizar la primera parte de la comida.

-       - 

Phinca Abejera, un Rioja compuesto por Tempranillo, Graciano, Garnacha y Viura que nos cautivó. El equilibrio en estado puro, muy redondo en boca con notas de hierbas frescas y regaliz.

-                - L’vresse de Noe, un vino dulce muy equilibrado sin tener demasiado dulzor que acompañó perfectamente a los postres.

La experiencia terminó con un café en la terraza acompañado de los 7 pecados capitales, una elegante torre de cajitas que al ir destapando una a una nos encontramos con,…. muchas cosas interesantes incitantes al pecado.

 

Si quieres ver los platos al completo, dale al play a este vídeo que he editado:

 

Alberto, Marcos. Muchas gracias. Eskerrik Asko

 

0 comentarios