Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Mi primer taller Demos

Aportación
13 Junio 2014
Eva García
Eva García
"Autodidacta desde niña"
Creo que no hay mejor forma de disfrutar lo aprendido que compartirlo con los demás haciendo lo que más te gusta. Así nació el I Taller de cocina Demos-León.

Poner en práctica los conocimientos que estos magníficos profesionales de la gastronomía nos han enseñado en las Masterclass, ha sido muy gratificante y emocionante, y no se me ocurrió mejor modo de transmitirlo que preparando el I Taller de cocina Demos-León.

 

Anuncié en las redes sociales 5 plazas gratuitas que volaron prácticamente en el mismo día. Era la primera vez que montaba un taller de cocina en casa. Otras veces me he reunido con amigos o familiares para cocinar algo en común y luego degustarlo, pero nunca con gente a la que no conocía. La experiencia fue fantástica con unos “alumnos” estupendos, y lo entrecomillo porque yo también aprendí cosas de todos ellos. La tarde discurrió tan amena, interesante y divertida que fue como volver a cocinar entre amigos. Quiero destacar a mi alumno más joven, Jaime, que a sus tan sólo 12 años demostró un increíble interés por la cocina y una soltura envidiable.

                                    

Mi intención dentro de lo que pueda, es ir repasando todas las Masterclass Demos recibidas, así que en este primer taller vimos platos de los tres primeros chefs con los que tuve contacto en Apunto, Jesús Almagro, José Luque y Jesús Sánchez. Unos profesionales como la copa de un pino que coinciden en el amor por la cocina, utilizar un buen producto al que darle una vuelta de tuerca, y buscar siempre un sentido al plato que se está creando.

 

Cocinamos un plato de cada uno de ellos. De Almagro un maravilloso lomo de merluza con costra de espinacas, aire de jerez y tierra de olivas negras. De Luque hicimos un fácil y sorprendente falso pil-pil de jamón y setas. De Jesús Sánchez versionamos la riquísima sopa de cebolla veraniega.

 

Todos participamos con ganas e ilusión en la preparación de los platos y desde luego dimos buena cuenta de ellos mientras charlábamos y comentábamos curiosidades de cocina animadamente. Estaba todo riquísimo, pero lo mejor fue la satisfacción de compartir la experiencia y disfrutarla a tope.

 

0 comentarios