Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

La cosa va de DAR VUELTAS

Aportación
7 Febrero 2014
Núria Arnau
Núria Arnau
"Una cocina con sabores emocionales"
Nada tenía sentido. No me imaginaba volver a trabajar delante de un ordenador 8 horas al día. Solo quería volver a coger la mochila e irme de nuevo.

Has llegado al espacio que me han reservado para que vaya contando mi vida, alrededor del Campeonato Demos la vuelta al día.

Soy Núria Arnau, nací un pueblecito de Lleida llamado Bell-lloc d'Urgell, pero actualmente, vivo en Barcelona. Tengo 27 años y soy Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas y Máster en Desarrollo Personal y Liderazgo. Trabajé durante dos años y medio como ejecutiva y directora de cuentas en agencias de publicidad, hasta que decidí emprender un viaje por el mundo junto con mi mochila. 7 países, 3 continentes, 10 meses y millones de aventuras. Cada día, un mundo nuevo. 

Thailandia me enamoró por sus sabores. Se comía mejor en los puestos callejeros que en los propios restaurantes. Hice un curso de cocina para aprender a cocinar la sopa Tom Kha, a la cual, aquí, le doy mi toque personal según productos de temporada.

En Malaysia me fascinó su cocina fusión con toques malayos, indios y chinos. Un festival de sabores y de formas de comer.

En Sri Lanka hice un curso de cocina en una casa particular, en el que, entre otras cosas, aprendí a hacer leche de coco desde el propio fruto. 

En Australia cociné para una familia durante dos meses. Ahí me di cuenta que me relajaba y desarrollaba la creatividad mientras cocinaba.

En Nueva Zelanda, tuve muchas horas para mi misma, en las que me sentaba, meditaba y me escuchaba. Durante aquellos 3 meses, vi claro que lo que quería era hacer que la cocina formara parte de mi día a día. Apunté en el diario de viaje 'quiero cocinar para las personas, en su casa'. Allí empezó todo, curiosamente, en el lugar más lejano que se puede ir desde Barcelona.

El 8 de julio de 2012 emprendí el viaje de vuelta desde la misma ciudad por la que empecé la aventura: Bangkok. 

La aclimatación fue dura. Las primeras semanas de volver no podía levantarme de la cama. Nada tenía sentido. No me imaginaba volver a trabajar delante de un ordenador 8 horas al día. Solo quería volver a coger la mochila e irme de nuevo. Hasta que salí de este bucle victimista y me levanté. Empecé a ir, agencia por agencia de publicidad, a buscar trabajo de directora de cuentas. Me salió un trabajo de un mes en el que llevé la publicidad online de un partido político durante las elecciones. Me llamaron de otra agencia para trabajar con ellos una vez acabara la campaña electoral. Les dije muy sinceramente, que lo sentía, pero que, en aquel momento, apostaba por seguir lo que el corazón me estaba diciendo. Éste fue el punto que hizo acordarme de mi diario de viaje.

6 meses después de volver de viaje empecé a comunicar a familiares y amigos, la vuelta que le iba a dar a la vida. Le puse el nombre de Amor Cuinat. Quería hacer la vida fácil a la gente: ir a cocinar a las casas de las personas. Amigos, sobretodo, muy curiosos por ese giro profesional que llevaba mucho más de personal, se animaron a probarlo. Tras ultimar detalles y definir cómo quería diferenciarme, en un año lo hice público en la red. En septiembre de 2013 inicié una nueva aventura, sin estar viajando por el mundo.

¡Di la VUELTA AL MUNDO para darle la VUELTA A LA VIDA!

 

 

 

 

 

 

0 comentarios