Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Conversaciones, encuentros

Aportación
18 Marzo 2014
Jesús Muñoz
Jesús Muñoz
"De cocinillas a cocinero"
¿Por que las zanahorias son naranjas? ¿Existen de otros colores? Descubrelo y además conocerás un poco más la masterclass que nos brindo Abraham Garcia y porque no era la primera vez que conversábamos.

En este mundo en el que vivimos, puede darse la circunstancia de haber conversado con alguien y no haberse visto nunca en persona. Eso mismo me pasaba a mí con uno de nuestros profesores de las Masterclass de Demos la Vuelta al Día. Antes de la clase de Abraham García en mi Facebook os contaba que era la primera vez que nos íbamos a ver, pero no era la primera vez que conversábamos.

Desde ya hace unos años, Abraham participa a través de la página web de un diario en encuentros digitales con sus lectores en la página web de un conocido diario, y más de una vez, he tenido la suerte de recibir respuesta a mis preguntas. En este foro hemos hablado de muchas cosas, de cómo realizar recetas con pollo o bacalao, o de nuestra afición a los tacos (entiéndase en el sentido mexicano de la palabra). Más de una vez me ha comentado que “Entre nosotros, el gusto por lo mexicano es mucho mayor de lo que la mayoría sospecha.” Dejo para otro día, hablar de esa cocina que tanto nos gusta a los dos y de sus chiles, que ponen picante a la vida. Pero en definitiva, los temas importantes de estas charlas, como todo en la vida, os lo dejo para el final.

Volviendo a la clase con Abraham, lo cierto es que se pasó volando por la emoción de compartir fuegos con un maestro y por lo buenos que estaban sus platos, ¡aún me relamo de pensarlo! Para uno de las preparaciones nos trajo zanahorias moradas por fuera y butano por dentro. Leo tantas cosas de gastronomía a lo largo del día, que unas se quedan y otras se olvidan. Pero recordaba haber leído que las zanahoria primitivas no eran de ese naranja que conocemos. Eran de más colores de los que vemos ahora en el mercado. Ni él ni yo, charlando después de la clase, supimos qué parte de la historia era cierta y por eso después de buscar la información volvimos a “encontrarnos” por medios digitales  para comentar lo que había encontrado.

Y para acabar os voy a contar un secreto. En mayo hará un año que le pedía consejo para ese cambio urgente que me pedía la vida. Cansado del trabajo de oficina y solo encontrado consuelo en la cocina. La pregunta era larga, y las repuestas de Abraham, suelen ser precisas pero casi nunca breves. Por eso y a fin de no aburríos y llenar más palabras de las aconsejables en un post, os dejo 2 frases de su respuesta, que incluso fuera de contexto, se tornan verdades:

“Tenga en cuenta que, por mediocre que sea el sito (donde trabajar), siempre se aprende algo. A veces sólo lo que no hay que hacer, que también es bueno saberlo.”

“Treinta años me parece una edad estupenda para dar un golpe de timón. ¡Suerte!”

 

 

Pues eso. Ahora ya estamos dando ese golpe de timón. Qué aproveche.

 

0 comentarios