Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Comer en color

Aportación
13 Mayo 2014
Eva García
Eva García
"Autodidacta desde niña"
Los colores de los alimentos no son casualidad, nos ayudan a hacer una buena y completa dieta. Dicen los expertos que deberíamos comer cada día alimentos de al menos 5 colores diferentes, para así asegurar una dieta equilibrada. Los colores de los alimentos, sobre todo de los vegetales, se manifiestan en la salud del organismo a distintos niveles. Ya sabes, 5 al día!!

Cada pigmento encargado de darles color a frutas y verduras, contiene propiedades y beneficios diferentes para nuestra salud.

 Una investigación americana dividió los vegetales en cuatro grupos cromáticos: verde, blanco, naranja-rojo y morado-azulado.

 Por ejemplo, los verdes son ricos en luteína, carotenoides, betacarotenos, potasio, vitamina C y complejo B y ácido fólico, que aportan magnesio y relajan los músculos. Es fundamental el consumo de este mineral para evitar la sensación de cansancio, tensión muscular y calambres.  También ayudan al sistema inmunitario. De entre los vegetales verdes, las espinacas, el brócoli y las judías verdes son más ricos en este tipo de nutrientes.

 Los flavonoides son los pigmentos colorantes en las frutas y hortalizas de color rojo intenso o morado. Esta y otras sustancias como el licopeno, abundante en el tomate, y las Antocianinas mejoran la memoria y el perfil de riesgo cardiovascular.

 El color naranja y el amarillo poseen antioxidantes que nutren y protegen la piel. Además, también tienen la capacidad de reducir la flacidez y las arrugas. Las zanahorias, la calabaza, el mango, la papaya y los cítricos son los vegetales con mayor concentración de estos compuestos. El color naranja estimula la mente y libera las emociones negativas. Es sinónimo de alegría, energía y felicidad.  Los alimentos de color naranja son ricos en betacaroteno, vitaminas A y C, potasio y ácido fólico. Nos ayudan a tener una buena visión, a mantener una piel sana y a reforzar nuestro sistema inmunitario.

 Los alimentos blancos como los ajos, las cebollas o los puerros, y los de carne blanca como la pera o la manzana, disminuyen la presión arterial y el colesterol protegiendo de los riesgos que sus alteraciones producen en el organismo. Contienen también potasio, flavonoides y complejo de vitaminas B que también ayudan a prevenir la diabetes.

  

 Una Masterclass muy interesante en la Beca Demos fue la que nos ofreció el jefe de cocina del restaurante Casa José, Fernando del Cerro. En ella nos habló de las verduras y hortalizas, concretamente de las procedentes de la huerta de Aranjuez, una de las más fértiles de España y en la que curiosamente se encuentra la mayor plantación de plátanos del mundo!!

Un consejo importante que nos dio es procurar no cocer las verduras en agua, salvo que sea imprescindible, el agua no les aporta nada, sólo les proporciona un cambio de textura que en muchos casos ni siquiera es interesante. Es mejor comerlas crudas cuando se pueda o cocinarlas en caldos o grasas que les aporten sabor y nutrientes.

Os dejo una receta con una hortaliza no muy habitual en nuestra dieta y que ayudará a tener un corazón más fuerte y una memoria de elefante, la remolacha. Podéis verla www.demoslavueltaaldia.com/receta/remolacha-en-conserva">http://www.demoslavueltaaldia.com/receta/remolacha-en-conserva">aquí.