Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

400 kilos de arroz por una buena causa

Aportación
11 Mayo 2015
Lorena Hidalgo
Lorena Hidalgo Arranz
"Esto es un sueño hecho realidad"
400 kilos de arroz, 450 kilos de pollo y conejo, 200 kilos de judías verdes y 1.200 litros de agua para dar de comer a 5.000 personas.

Si hace unos meses me hubieran preguntado que cual era el ingrediente principal para hacer una paella para 5000 personas, habría contestado que “muchos kilos de arroz”, pero después elaborar una en el evento solidario en el que participamos el sábado 9 de mayo para los 5000 andarines de la 38ª Marcha Asprona, organizada por Asprona Valladolid y la Fundación Personas, ambas organizaciones sin ánimo de lucro que dedican toda su energía en mejorar la vida de las persona con discapacidad intelectual y de sus familias, tengo que decir que los ingredientes principales que usamos fueron la ilusión, el esfuerzo y el trabajo en equipo. Para la ocasión fuimos guiados por un equipo profesional de este tipo de eventos Original paella from Valencia. Expertos en paellas de grandes dimensiones.

¡La paella que usamos la trajeron con una grúa, ya que pesaba 1000kg y unos 4 metro de diámetro! Con capacidad de hasta 6000 raciones. Fabricada en acero inoxidable.

Una paella así requiere de mucha coordinación, por eso era fundamental que estuviéramos bien organizados. Formamos 2 equipos, liderados por Jesús India y Jordi Solanas. Los dos organizaron muy bien las tareas de cada uno para que los ingredientes fueran saliendo a tiempo y sin perder el ritmo de trabajo. Empezamos cortando pollos y conejos, nada más y nada menos que 500 kg de carne. Este punto era importante y todos tuvimos que sacar nuestra técnica, para que los trozos de carne fueran de buen tamaño y sin huesos astillados.

Los encargados de encender motores fueron nuestros compañeros de Original Paella ya que la hicimos con leña y esto requiere de mucha experiencia. Con el fuego vivo, empezamos rehogando la carne de pollo y conejo con 25 litros aceite de oliva virgen extra. Una vez que la carne estaba dorada, el siguiente paso fue cortar y añadir 230 kg judías verdes. Eso sí sin dejar de remover con unas palas especiales para poder llegar hasta el centro de la paella.

El punto de sal, lo encontramos en los 18 kg que añadimos. Además cumpliendo con el parámetro de la OMS que recomienda 5gr de sal al día por persona. Porque además de estar rica, esta paella tenía que ser sana y también apta para celíacos.

Llegó el turno de añadir el tomate triturado y el pimentón de la Vera, que seguimos rehogando con las grandes palas.

Y aquí llegó uno de los puntos críticos en la elaboración de este tipo de paellas. Calcular bien la cantidad de agua. En esta ocasión usamos el arroz bomba Delicious. Una característica de este arroz es que el grano posee una mayor resistencia a "abrirse" durante la cocción y llega a triplicar su volumen. Por tanto, si íbamos a usar 400 kg de arroz, teníamos que usar 1200 litros de agua. ¡Para que os hagáis una idea, son aproximadamente 6 bañeras llenas! Añadimos el colorante, sin gluten para que los celíacos también pudieran disfrutar de su plato de paella y el garrofón, ingrediente esencial en una paella valenciana.

Llegados a este punto, tiene que empezar a cocer el caldo, teníamos unos 40 minutos para abrir los 400 paquetes de arroz bomba Delicious y echarlo en cubos para poder manejarlos mejor a la hora de meterlos en la paella. Ya llevábamos 2 horas y media de duro trabajo.

El momento de añadir el arroz fue uno de los más emocionantes, pero también más duros. Porque hay que ir repartiéndolo por toda la paella, con la ayuda de las palas. El calor de la leña va quemando las piernas y la brisa que soplaba nos metía las cenizas en los ojos. Pero fue también uno de los momentos más satisfactorios, porque ya sabes que está casi acabado y que vas a poder dar de comer a mucha gente. El tiempo de cocción fue el mismo que para una paella casera, es decir unos 20 minutos. ¿Sorprendente verdad?

El arroz quedó en su punto y muy sabroso. Pero venía otro de los puntos críticos en la elaboración de una paella gigante, el servicio. Los voluntarios de Asprona nos ayudaron a formar las filas de los andarines que venían con mucha hambre tras 18 kilómetros de marcha por las calles de Valladolid.

El día fue soleado por lo que además de los valientes andarines, se unieron a la causa muchos curiosos para pasar el día. Nadie se quedó sin su plato de paella y sólo oímos buenas críticas!

El grupo DIA-El Árbol donó todos los ingredientes necesarios para preparar la paella gigante. Todos los ingredientes que no se utilizaron fueron donados al Banco de Alimentos de Valladolid.

En conclusión, agradecer a Asprona Valladolid y la Fundación Personas la organización de este evento, a los voluntarios por ayudarnos en el servicio, al Grupo DIA por donar todos los ingredientes, a los compañeros de la beca Demos la vuelta al Día por el trabajo en equipo, y a los expertos paelleros de Original Paella por guiarnos y no perder la sonrisa en todo el día. Ha sido una experiencia única, un recuerdo para siempre. Sobre todo una satisfacción por poder dar de comer a tanta gente. ¡Ahora las paellas de los domingos en casa nos parecerán de juguete!

0 comentarios