Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Tips para cocinar pasta: trucos y consejos

Truco
29 Enero 2018
Ahí donde la ves, tan básica y vulgar, la pasta todavía esconde un montón de posibilidades para sacarle aún más partido. Si sigues estos tips para cocinarla, no va a volver a sobrarte ni un macarrón porque no habrá quien se resista a rebañar el plato.

Mucha gente considera la pasta un alimento de supervivencia porque suele ser el contenido de fiambreras preparadas a la carrera y la única cosa que la mayoría de los jóvenes recién independizados más o menos saben cocinar. Esto hace que muchas veces no le prestemos a la pobre pasta la atención suficiente y pensemos que “todo vale”. Y no es así: la pasta es una base muy agradecida y con estos tips para cocinar pasta: trucos y consejos aprenderás a sacarle todo el partido. Porque una fiambrera puede prepararse corriendo pero albergar un contenido gourmet.

No sólo de agua vive la pasta

Lo más habitual es hervir la pasta simplemente en agua. Resulta práctico y barato, pero hay ocasiones en las que merece la pena usar otro tipo de líquidos. La pasta absorbe sabores mientras se cuece e hidrata, así que usar un caldo sería una gran idea si queremos darle un sabor más intenso. Además, podemos escoger el tipo de caldo según el plato que vayamos a preparar. Ese caldo, además, quedará enriquecido por el almidón de la pasta y resultará excelente en otra preparación… o como sopa.

El aceite, mejor para los aliños

El mito de echar aceite en el agua de cocción de la pasta debería estar superado. Todos los chefs conocidos (e Italia entera) se echan las manos a la cabeza: ¡no añadas aceite! Si quieres que tu pasta quede suelta, cuécela al dente y termínala en la sartén con su salsa.

Cada oveja con su pareja

Por poder, se puede comer cualquier tipo de pasta en cualquier tipo de preparación, pero no es lo adecuado. Cada tipo de pasta tiene un tipo de receta en la que se le puede sacar el máximo partido. Las lisas y largas son adecuadas para salsas ligeras, las acanaladas para recoger salsas más densas; y, en general, cuantos más agujeros y recovecos tenga un tipo de pasta, mejor admitirá los tropezones.

Fresca o seca, aprovecha al máximo sus posibilidades

La pasta fresca necesita un poco más de atención que la seca a la hora de prepararla. Se debe cocer pocos minutos en agua con un hervor fuerte y no escurrirla volcando todo el contenido de la olla sobre un colador porque se rompe. Lo ideal es sacarla del agua con un instrumento tipo espumadera. La pasta fresca va por delante de la seca en cuanto a calidad, por lo que es recomendable invertir en una buena pasta seca. Si, además, la hidratas en agua durante media hora antes de ponerla a cocer… la diferencia entre una y otra será muy pequeñita.

Guarda el agua de la cocción como oro en paño

Esa agua, enriquecida por la pasta, tiene múltiples aprovechamientos. Sirve tanto para aligerar una salsa demasiado espesa como para recalentar la pasta al día siguiente en un cazo o sartén. ¡Nada de dejarla desperdiciarse por el desagüe!

Las mejores ensaladas de pasta

Si usas una variedad seca y con estrías, la cueces un poquito más de lo habitual y la refrescas, aquí sí, bajo el agua del grifo para cortar la cocción, tendrás una pasta en el punto ideal para un plato tibio o frío. Recuerda siempre aliñar al final.

Dorar es ganar

Si antes de cocer la pasta la tuestas unos minutos en la sartén, dándole vueltas hasta que se dore por todas partes, el sabor una vez cocinada será espectacular. ¡Haz la prueba!

 

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.