Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

¡Socorro! Me han regalado una barbacoa

Truco
11 Agosto 2015
¿Quieres ser el rey de las barbacoas ahora que se acerca el buen tiempo? Conseguirlo no es difícil si conoces los secretos de esta herramienta, y sigues estos sencillos consejos

Si le han regalado una barbacoa… lo primero que debes saber es que te han hecho un gran regalo. Cuando llega el buen tiempo… no hay nada comparable a cocinar entre amigos o con la familia en el jardín. Es un verdadero placer.

Barbacoa de gas: Son más rápidas, limpias y fáciles de controlar. También son más caras. Utilizan como conductores del calor, o bien piedras de laa o bien cerámicas. A su vez suelen contar con rejillas para evitar llamaradas y deflagraciones, y una bandeja extraíble para recoger líquidos y grasa que se debe revisar y limpiar con regularidad.

Barbacoa de carbón y de madera: Son más baratas que las de gas, tardan más tiempo en alcanzar la temperatura de cocción y resultan incómodas de limpiar… pero el sabor de la madera ahumada que aportan… jamás lo alcanzará la barbacoa de gas o electricidad.

Existe carbón vegetal que se obtiene de maderas duras o troncos: arden con rapidez, producen dos veces más calor que las piedras de carbón mineral y huele mucho mejor.

Las barbacoas de madera necesitan astillas de diferentes tamaños, palitos para el encendido y papel. Hay que dejar que la leña se convierta en ascuas antes de cocinar, no usar jamás madera tratada y alejar la comida del calor extremo para impedir que se queme. La madera es impredecible como conductor del calor y difícil de controlar. Ha de encenderse mucho antes de empezar a cocinar para obtener un lecho de brasas que retenga el calor.

Se sabe que el fuego está listo cuando las brasas aparecen cubiertas de una capa de ceniza blanca. Si colocas la mano a unos 15 centímetros de la superficie… deberías aguantar 3 o 4 segundos. Eso indica que la temperatura es la adecuada. Si no aguantas, es porque el calor es excesivo, y si aguantas más tiempo, es que aún no ha alcanzado la temperatura ideal.

En cualquier tipo de barbacoa, se puede cocinar con calor directo, que es el método tradicional o con calor indirecto. En el primer caso, la comida se coloca encima de la parrilla y se cocina directamente sobre la fuente de calor… es ideal para las verduras y carnes: salchichas, hamburguesas, chuletones… El calor indirecto sirve para hacer una cocción más homogénea, lo que ayudará a que se retengan los jugos.

El ahumado

Es un tipo de cocción en el que la comida se ve afectada por el tipo de madera que se emplea… los alimentos adquieren el sabor de la madera. Se suele utilizar nogal, mezquite, manzano, cerezo o melocotonero. Las virutas demadera han de empaparse primero en agua para que humeen lentamente sobre el fuego en lugar de arder. Para enriquecer el sabor, se pueden añadir hierbas y especias a las virutas de madera.

Limpieza

Es muy importante limpiar bien la barbacoa después de usarla. Una barbacoa aún templada es mucho más fácil de limpiar que una fría y con restos pegados e incrustados. La forma de hacerlo es con un cepillo de alambre duro y agua fría… ¡y sin ningún detergente!. Y la mejor manera de conservarla y evitar que se oxide es pulverizando o untándola con poco de aceite vegetal.

En Demos la vuelta al día: Costillas barbacoa al estilo Memphis

En Demos la vuelta al día: Alitas de pollo asadas con salsa picante

En Demos la vuelta la día: Brochetas de atún con verduras e hinojo

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.