Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Macerar, adobar y marinar, ¿conoces la diferencia?

Truco
28 Agosto 2014
A veces estos tres conceptos se usan en el mundo de la cocina como si fueran lo mismo. Y aunque son como “primos hermanos”, existen algunos matices…. ¡y en gastronomía los matices son muy importantes! Te enseñamos las diferencias y la mejor forma de poner en práctica estos métodos, que harán tus recetas más sabrosas.

Empecemos por lo fácil: lo primero que haremos es ver lo que sí que tienen en común. Ya sea en el macerado, en el adobo o para preparar un delicioso marinado, siempre un determinado producto se sumerge en un líquido aromático durante unas horas.  Así que el aceite, el vinagre o las especias, tienen un papel… ¡fundamental!

Macerar: la mejor forma de dar aroma

Con la maceración conseguiremos aromatizar o conservar el producto, y también ablandarlo. Por ejemplo, puedes ponerlo en práctica con carnes y aceite, limón o vino y una buena cantidad de hierbas o especias. 

¿O qué tal si das un toque diferente a las frutas añadiendo algún licor? El alcohol suele ser la base de mucho macerados….¡y el resultado se nota!  

Brochetas de champiñones y pollo

Marinar…más jugosidad

Sin embargo, con el marinado no solo daremos aroma, sino que lo que se pretende es modificar los alimentos con la acción acida de los líquidos, como el zumo de limón (o vinos y vinagres con especias o plantas). Así harás que el producto adquiera un determinado sabor, o que tenga menos olor y también quedará mucho más jugoso. 

Incluso en algunos alimentos (y en restaurantes japoneses lo saben bien…), la acción del marinado hace que se pueda disfrutar de ellos… ¡sin ni siquiera cocinarlos! Porque es el ácido el que cocina el alimento. Y el mejor ejemplo son los clásicos boquerones en vinagre y los ceviches. Usa la nevera, pero no dejes los alimentos más de 24 horas en el marinado.

Salmón marinado con fresas y aguacate

Adobar…siempre con aceite

Con el adobo también se pretende dar aroma y ablandar el producto pero…aquí el aceite es sin duda el protagonista. A ese aceite puedes añadir otros condimentos aromáticos o vinos… ¡incluso puedes crear tu adobo personalizado si le echas imaginación!

El adobo se suele hacer con carnes, para que la fibra quede más tierna. La mezcla de aceite, ajo y pimentón…¡no falla!

Pichos morunos de pollo

En Demos la vuelta al día: 10 formas de conservar la comida

En Demos la vuelta al día: Conservas o el origen de la gastronomía

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.