Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Los 7 trucos para hacer unas palomitas perfectas

Truco
2 Abril 2018
No… ni Fred Astaire y Ginger Rogers, ni Elizabeth Taylor y Richard Burton, ni Specer Tracy y Katharine Hepburn, ni Clark Gable y Vivien Leigh, ni Humphrey Bogart y Lauren Bacall… la pareja mejor avenida del celuloide es el cine y las palomitas. ¿Quieres conocer todos los secretos para preparar unas deliciosas palomitas caseras?

Granos de maíz crudos, aceite, sal y una olla o sartén honda con tapa. Es todo lo que vas a necesitar para hacer unas deliciosas palomitas de maíz caseras. Te contamos los pasos que deben seguir y, sobre todo, todos los trucos para unas palomitas crujientes y perfectas. Te damos los 7 trucos para hacer unas palomitas perfectas. Pero, antes de nada...

¿Qué necesitas para hacer palomitas de maíz en casa?

1. Una olla con tapa

2. Granos de maíz crudos

3. Aceite de oliva o de girasol

4. Sal

¿Cuáles son los pasos para hacer palomitas?

- Pon un hilito de aceite en el fondo de una olla

- Acerca al fuego, a temperatura media

- Incorpora los granos de maíz de tal forma que queden bien repartidos en el fondo

- Tapa bien la olla

- Cuando comiencen las primeras explosiones, baja el fuego

- Cuando disminuya el sonido de las explosiones, aparta del fuego y deja reposar 1 minuto

- Coloca las palomitas en un bol y pon sal al gusto

Claves y trucos para unas palomitas perfectas

Pocas cosas son tan deliciosas como unas palomitas de maíz recién hechas, y pocas cosas son tan necesarias para ver una de tus películas favoritas. De hecho… ¿te imaginas un cine en el que no percibas el olor de las palomitas recién hechas nada más entrar? Imposible. Entonces… ¿Por qué no prepararlas también en casa?

Ahora son muy habituales las bolsas de maíz que se comercializan para hacer palomitas en el microondas… son muy ricas y siempre está bien tener en la despensa. Pero, de vez en cuando… date el capricho de preparar tus propias palomitas de forma natural, y así controlarás el tipo de aceite empleado y la cantidad de sal, ¡y te sabrán mucho más ricas!. Unos granos de maíz, un poco de aceite de oliva, sal… y poco más. Así de sencillo.

1. La receta

Acerca una olla grande (debe ser grande porque las palomitas multiplican el tamaño del maíz) al fuego con aceite (la proporción será de una medida de aceite por cada tres de granos de maíz). Cuando esté caliente agrega los granos de maíz, muévelos para que se repartan de forma uniforme en el fondo y tapa bien. Cuando el estallido de las palomitas comience a disminuir, retira la olla del fuego, destapa y espera un minuto para que con el calor residual del aceite, revienten las últimas palomitas… y dispón en un bol. Añade sal al gusto.

2. La temperatura

El primer secreto para que las palomitas queden perfectas es la temperatura del aceite. Debe estar bien caliente… a la temperatura de la fritura normal. Ten cuidado, eso sí, de que el aceite no llegue a humear. Lo ideal es probar si el aceite está en su punto añadiendo uno o dos granos de maíz. Si crepita y gira sobre sí mismo en el aceite… es que es el momento de añadir el resto.  Una vez que hayas añadido todo el maíz, baja ligeramente el fuego.

3. El vapor

Es importante tapar la olla o sartén donde estés preparando las palomitas para mantener el calor en su interior y, sobre todo, ¡para que no salten!. Pero al mismo es importante que la tapa que utilices permita salir el vapor.

4. Una sola capa de maíz

El maíz debe quedar bien repartido en el fondo de la olla o sartén… en una sola capa, o de lo contrario las palomitas no se harán. Si quieres hacer mucha cantidad de palomitas, o bien empleas una olla bien grande, o bien las haces en varias tandas, pero es vital que queden repartidas en una capa.

5. ¿Y en el microondas?

En el microondas también se pueden preparar las palomitas. Tan solo tendrás que colocar los ingredientes, es decir, los granos de maíz, con el aceite y con la sal en una bolsa de papel apta para microondas o un bol, tapar bien, e introducir en el micro durante 3 minutos a máxima potencia.

6. ¿Y qué hacer con los granos de maíz que no han reventado?

Siempre se quedan granos al fondo… que no llegaron a convertirse en palomitas. Esto ocurre porque eran granos de maíz demasiado secos… de hecho, es el agua, la humedad interior del maíz, lo que hace que revienten y se conviertan en palomitas. De modo que puedes juntar todos los granos de maíz que no han reventado, ponerlos en un bote hermético, añadir una cucharada de agua, cerrarlo y dejarlos un par de días. Pasado ese tiempo… podrás preparar más palomitas… y, esta vez, seguro que estallan.

7. Palomitas de maíz con caramelo

Si, si… ya sabemos que las palomitas son ligeramente saladas… pero reconócelo, de vez en cuando también te pirras por las palomitas dulces, con caramelo. Hacerlas es muy sencillo, solo tendrás que preparar un caramelo acercando azúcar al fuego en un cazo. Cuando comience a derretirse… incorpora las palomitas, ya preparadas. Muévelas constantemente con la ayuda de una lengua de silicona para que se vayan impregnando todas con el caramelo. Si tienes muchas palomitas, ve haciéndolas por tandas. El objetivo es crear una fina película de caramelo a su alrededor… nunca grandes pegotes de caramelo, o te arriesgas a que sean incomibles. Extiéndelas en una bandeja y deja que el caramelo se enfríe. En el momento de comer, rompe las palomitas… pues se habrá formado un bloque. No obstante, si la película es fina, se romperá con facilidad.

Por cierto… ¿sabías que ahora están muy de moda en Estados Unidos las palomitas con diferentes sabores… como curry, pimienta, parmesano? ¿te atreves?

En Demos la vuelta al día: Cine gastronómico: películas para comérselas

En Demos la vuelta al día: Y el Oscar a la mejor escena gastronómica es para…

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.