Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Guisantes... siempre crujientes

Truco
6 Marzo 2014
Su temporada es la primavera, pero en conserva o congelados, los encontramos durante todo el año. Sea como sea, sigue unos sencillos consejos de cocción, para comerlos siempre crujientes, verdes y sabrosos.

Tiernos, verdes, frescos y con un sabor dulzón inigualable, los guisantes representan un alimento imprescindible en la cocina. Frescos cuando están en temporada, en bote, congelados o secos… los guisantes son una de las hortalizas más versátiles. No pierden propiedades al conservarse (de hecho, los guisantes secos tienen más proteínas y aportan más energía que los frescos)… de forma que se pueden tomar durante todo el año. Quizá por eso estén presentes en infinidad de guarniciones, de salsas, acompañamientos… pero también como el protagonista de muchos platos de verduras.

Sin embargo… seguro que en más de una ocasión, tras cocianarlos, los guisantes te han quedado arrugados, feos, descoloridos e incluso insípidos. En primer lugar, debes tener en cuenta que cada guisante -fresco, congelado, etc- requerirá un tipo de cocción diferente.

La temporada para encontrarlos frescos es la primavera

Consumir guisantes recién sacados de la vaina es un auténtico lujo: están tersos y son especialmente sabrosos. En este caso se pueden comer crudos en ensalada (hay quien se los come incluso como si fuera una chuchería: un bol con guisantes, otro para ir tirando las vainas, un sofá, y una buena película… ¡el snack más sano!). A la hora de cocinarlos, requerirán una cocción muy corta, de no más de 2 minutos. Acerca una cacerola con abundante agua al fuego, cuando rompa a hervir, introdúcelos en el agua… tras dos minutos de cocción, pásalos a un bol con agua fría y hielo. El frío lo que hace es fijar la clorofila, es el secreto para que conserven su bonito color verde.

Los guisantes de bote, se pueden consumir tal cual, sin ningún tipo de cocción. Los secos, tendrás que ponerlos en remojo antes de cocerlos. Respecto a los guisantes congelados, si los añades al agua hirviendo directamente congelados, el tiempo de cocción oscilará entre los 5 y los 7 minutos… pero si los dejas descongelar antes, aplícales apenas un escaldado de uno o 2 minutos. Hay quien, una vez  descongelados los consume tal cual… ¡están super tersos!

Además, hay un truco para mejorar el aspecto y el sabor de los guisantes, y es incorporar al agua de cocción dos ingredientes: bicarbonato y azúcar. Si añades una cucharada de bicarbonato al agua de cocción de los guisantes, guardarán mejor su color, quedará mucho más vivo. Si, además, añades una cucharada de azúcar, el sabor de los guisantes quedará realzado.

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.