Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Guía para cocinar con hierbas aromáticas

Truco
10 Septiembre 2018
Una sencilla guía para utilizar nuestras hierbas aromáticas en la cocina.

Uan de las tendencias de los últimos años es tener un pequeño huerto o jardín comestible en casa. De esta manera podremos cultivar un sinfín de hierbas aromáticas que podremos incorporar a nuestro platos cada día y poder disfrutar de hierbas frescas todo el año. Este tipo de plantas no requieren de muchos cuidados y además de poder utilizarlas en la cocina le darán un toque acogedor a tu hogar. En esta guía para cocinar con hierbas aromáticas vamos a mostrarte como utilizar cada hierba y además cómo conservarlas para que nos duren más. 

Cómo cultivarlas

La mayoría de las plantas aromáticas no necesitan cuidados específicos. Simplemente hay que vigilar que tengan suficiente luz, prestarle atención al riego para que la tierra siempre esté húmeda, sin pasarse con el agua y que tengan suficiente aireación o ventilación que les permita crecer sin problemas.

Cómo conservarlas

Si nuestra pequeña plantación crece sin parar tendremos un excedente de hierbas. Una forma de conservarlas siempre frescas es cortándolas, lavando las hojas o ramitas, secarlas con papel de cocina e introducirlas en bolsas de congelar y llevarlas al congelador. Las puedes conservar en el congelador durante al menos seis meses. Este método es perfecto para las hierbas de hoja dura como el tomillo, el romero o el laurel.

Otro método muy eficiente de conservación es envolverlas en papel de cocina humedecido ligeramente y después metidas en un túper o bolsas de congelación y guardarlas en la nevera. Te pueden durarán hasta 8 días. 

Otras hierbas frescas como por ejemplo el perejil o la albahaca se conservan mejor en una jarrita o vaso con agua como si fueran un ramo de flores. No olvides cubir las hojas con una bolsa de plástico para crear un efecto invernadero. Esto alargará la vida de nuestras hierbas aromáticas.

El método más tradicional y sencillo es secarlas.  Sólo tienes que atar por el tallo las hierbas y colgarlas boca abajo en un lugar seco y aireado. En un par de semanas ya estarán listas y podrás triturarlas y guardarlas en botes herméticos y tenerlas listas durante todo el año. Si no quieres esperar mucho puedes secarlas en el microondas muy facilmente. En este vídeo te enseñamos cómo:

 

Cómo utilizarlas

Las hierbas frescas se utilizan de manera diferente a las secas. Las frescas conviene añadirlas al final de la preparación para que no pierdan el sabor. Por eso son perfectas para platos que no requieren mucho tiempo de cocción, como las salsas rápidas, o platos crudos como las ensaladas. Las secas, en cambio, sí necesitan contacto con el calor para que liberen todo el sabor y el aroma por eso es mejor añadirlas al inicio de la cocción para que vayan soltando toda su sustancia.

Algunas recomendaciones

El cebollino está perfecto para sopas, carne, pescado, platos con huevos, salsas, ensaladas y sandwiches. También sirve para aromatizar la mantequilla, el queso fresco y el requesón.

El perejil puedes añadirlo a casi cualqueir plato. Sirve para preparar salsa verde y para decorar además de ser ideal para carnes, pescados y patatas.

La albahaca va bien para pestos, salsas de tomates, sopas, estofados, salteados y curries. 

El cilantro combina a la perfección con los aguacates, tomates, pimientos, pollo, cordero, pescado, marisco, lentejas y tofu y como anillo al dedo en el guacamole, curries, los chutneys o los encurtidos.

El romero es ideal para acompañar carne de cerdo, cordero, cabrito, conejo y aves. Da un sabor característico a las patatas asadas y aromatiza mantequillas, salsas, aceites y vinagres. 

La hierbabuena acompaña bien a la carne de cordero y de cerdo, a las legumbres cocidas y en algunas en sopas. Armatiza ensaladas, helados y dulces y es muy común utilizarla para acompañar bebidas, siendo un clásico el mojito.

El tomillo es perfecto para condimentar aves y carnes (sobre todo de caza), productos de charcutería y rellenos. Va bien con las salsas a base de tomate.

El orégano se utiliza para adobar la carne y para completar a la pizza y salsa de tomate. Se utiliza principalmente seco.

El laurel se utiliza para cocer algunos mariscos, para hacer estofados y guisos de carne o pescado, caldos y salsas.

El eneldo queda genial con salsas con yogur, aliños para ensaladas, especialmente en las de patatas, y acompañando el salmón. 

 

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.