Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Disfruta de las sardinas sin malos olores

Truco
21 Mayo 2014
¿Alguna vez te ha preguntado sarcásticamente un vecino qué tal te quedaron ayer las sardinas? Seguro que te salieron riquísimas… aunque su olor seguro que acompañó toda la casa y parte del vecindario durante horas. Sigue nuestros consejos para neutralizar el olor de las sardinas… ¡y no dejes de disfrutar de este delicioso y saludable pescado azul!

Cuando llega el verano… comer unas sardinas asadas es un verdadero placer gourmet. El verano es su temporada, es el momento en el que mejor se encuentran: son grandes, llenas de grasa, un pescado azul rico, sabroso y muy saludable, pues una enorme fuente de omega 3. Un verdadero manjar.

Claro que, cuando no dispones de un gran jardín para prepararlas a la barbacoa… las sardinas siempre nos generan el mismo problema: los olores. Hay quien no prepara nunca sardinas en casa para evitar inundar la casa entera del penetrante olor de las sardinas cocinadas y para evitar que todo el vecindario se entere de lo que ‘se cuece’ en casa.

Existen trucos para mitigar en gran parte este olor:

El método más efectivo es asar las sardinas a la sal. Para ello mezcla sal gorda con una clara de huevo y alguna hierba aromática como tomillo. Con esta mezcla, cubre el fondo de una fuente de horno, coloca las sardinas y cúbrelas completamente por encima con la sal. Generalmente estarán listas tras 10 o 12 minutos de horno a 180°. Quedarán perfectas y la sal absorberá todo el sabor.

El segundo método, también bastante efectivo, es prepararlas al papillote. Sobre un cuadrado grande de papel de aluminio, colocar las sardinas, regar con un hilo de aceite, sal y alguna hierba aromática. Después, cierra el papel de aluminio formando un saco. La clave es que esté muy bien cerrado y sellado. No debes dejarlo muy apretado… es mejor que quede holgado porque se hinchará mientras se asa, y así no correrás el riesgo de que se rompa. Los olores… se quedarán dentro del papillote.

Si en lugar de cocinarlas al horno, quieres preparar tus sardinas en parrilla o en sartén… será un poco más difícil neutralizar los olores, aunque también hay trucos para minimizarlos.

En primer lugar, calienta una sartén con un poco de sal durante unos minutos antes de preparar las sardinas. Por otro lado puedes, limpiar muy bien las sardinas, sumergirlas en leche un rato antes de cocinarlas, y luego rebozarlas en harina. También te ayudará a neutralizar en parte el olor de las sardinas prepararlas con un majado a base de ajo, perejil, limón y vino blanco. También te ayudará si al mismo tiempo que las cocinas, pones otra sartén al fuego al lado, con unos trozos recién cortados de cáscara de naranja, o de limón, o unos granos de café.

Y aunque hayas conseguido preparar sardinas sin llenar la casa de humo… aún queda otro problema: eliminar el olor de las sardinas de los cacharros que hayas empleado y de tus propias manos después de haberlas limpiado y manipulado.

Para los cacharros, lo más útil es frotarlos primero con una cebolla partida a la mitad y después sumergirlos en una infusión de té bastante cargada. Déjalos un ratito ahí, y después frégalos normalmente.

Para tus manos lo mejor es frotarte con un limón partido a la mitad, después exprime el limón y mete los dedos dentro del zumo, y finalmente, lávate normalmente. También es útil lavarte las manos con cerveza y sal.

 

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.