Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Cómo tomar la fruta: despejamos dudas razonables

Truco
18 Julio 2017
¿Sabes cómo se debe tomar la fruta? ¿debes pelarla o mejor con comerla con piel? ¿Qué frutas se pueden preparar en batido y cuáles son incompatibles con la leche? ¿se pueden cocinar o son nocivas? ¿engordan más si se toman de postre? Te contamos como tomar la fruta: despejamos dudas razonables

¿Sabes cómo se debe tomar la fruta? ¿debes pelarla o mejor con comerla con piel? ¿Qué frutas se pueden preparar en batido y cuáles son incompatibles con la leche? ¿se pueden cocinar o son nocivas? ¿engordan más si se toman de postre? Te contamos como tomar la fruta: despejamos dudas razonables

Duda n°1: Pelada o sin pelar

Bueno, hay determinadas frutas con la que no hay duda posible: el melón, la piña, el plátano, la sandía, la granada... evidentemente, la piel no se come en ninguno de estos casos. En el otro extremo están las frutas que no se pueden pelar, como las fresas, las cerezas o las frambuesas.

Pero, ¿Qué ocurre con las manzanas, las ciruelas, las uvas, las peras o el melocotón? ¿cómo es mejor comerlas? ¿peladas o sin pelar?

La piel de las frutas contienen una mayor concentración de nutrientes que la pulpa, y hay ciertas fibras y vitaminas que se concentran en la piel. De hecho, en algunas frutas, la concentración de vitamina C es 5 veces mayor en la piel que en la pulpa. Pero también es cierto que los pesticidas que se emplean en la agricultura se acumulan en la parte externa de las frutas, es decir, en su piel. 

Así, en la medida en que podamos, debemos comer frutas con piel: manzanas, ciruelas, uvas, peras... ¡siempre con piel!. Ahora bien, debemos lavarlas cuidadosamente, siendo exhaustivos para eliminar todos los posibles restos de químicos. En el caso de frutas, como el melocotón... depende de cada uno, porque hay a quien su piel le resulta muy desagradable.

Duda n°2: enteras o en zumo

Tomar un zumo es de lo más sano y saludable. Si es natural, es decir, si proviene directamente de la fruta exprimida, es una fuente importante de vitaminas y minerales. Es un alimento saludable que, además, nos ayuda a estar hidratados. Hay que tomar zumos de frutas a cualquier hora: en el desayuno, como tentempié en cualquier momento, o simplemente para refrescarnos e hidratarnos especialmente ahora, en verano.

Ahora bien, dicho esto también conviene aclarar que si tomas el zumo de tres naranjas exprimidas esto no equivale a tomar tres piezas de fruta, en ningún caso. Es decir, que las recomendaciones diarias que apuntan a 5 piezas del fruta al día no se pueden compensar a base de zumos. 

Al tomar frutas exprimidas nos estamos dejando fuera buena parte de sus nutrientes y casi toda su fibra. Sin embargo, la fructosa sí que está toda… es decir, que tomamos más azúcar tomando un zumo que una pieza de fruta. Por último, la sensación de saciedad es mucho menos tomando un zumo que tomando una pieza entera de fruta.

Duda n°3: ¿con o sin leche?

Seguro que has escuchado muchas veces aquello de “Después de la leche nada eches”. Nuestras abuelas han insistido hasta la saciedad que no tomemos fruta con leche, y mucho menos cítricos. El argumento, que la leche se puede cortar en el estómago. 

El ácido de algunas frutas, como los cítricos o la piña es una broma con los ácidos con los que se va a encontrar la leche en el estómago… de modo, que puedes estar tranquilo. No hay ningún problema por mezcla leche y fruta, sea la que sea. Prepara sin miedo batidos, haciendo las combinaciones que más te gusten.

Duda n°4: cocinadas, ¿sí o no?

Cuando cocinamos las frutas, o sencillamente cuando se deshidratan, la textura y el sabor de la fruta cambia. También cambia su valor nutricional: aumenta su nivel de azúcar y disminuye su valor nutricional. De modo que sí, la fruta cocinada engorda más, tiene más calorías porque tiene más azúcares. Una manzana asada tiene más calorías que una manzana cruda, una rodaja de piña cocinada a la plancha tiene más calorías que una rodaja de piña cruda.

Ahora bien, esto no significa nada, no queremos decir que la fruta no se deba cocinar… tan solo que lo tengas en cuenta a la hora de diseñar tus menús y las raciones. A la hora de comer manzanas, por ejemplo, sin limite cuando las comas crudas, y con moderación, cuando las tomes asadas.

Duda n°5: de postre, o fuera de las comidas

Es uno de los mitos más extendidos en torno al consumo de fruta…  que debe comerse un rato antes de las comidas y nunca de postre. El argumento tiene cierta lógica, se dice que cuando se consume fruta después de las comidas se fermenta en el estómago, provocando una mala digestión. Con argumentos más dudosos, también se sostiene que la fruta engorda más cuando se toma después de comer como postre, que cuando se toma aislada en cualquier momento del día.

Pero según el consenso de la comunidad médica, da absolutamente igual el momento en que se tome la fruta. Antes o después de las comidas, tiene las mismas calorías.

Ahora bien, sí que es cierto que tomar una pieza de fruta antes de las comidas, provocará una sensación de saciedad que nos ayudará a comer menos durante la comida.

 

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.