Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Cómo separar las claras de las yemas del huevo

Truco
6 Junio 2018

Separar las claras de las yemas de un huevo es la mar de sencillo… sin embargo, a menudo te habrá ocurrido que se rompa la yema, o que caigan trozos de cáscara… Te contamos cómo separar las claras de las yemas del huevo con sencillez. 

Estos son algunos de los principales métodos... los recomendados y los que es mejor evitar... ahora te explicamos por qué:

  • Echar el huevo sobre la mano y dejar que la clara caíga entre los dedos
  • Separa la yema del huevo con la ayuda de una botella de agua vacía
  • Pasar la yema de una mitad de la cáscara a otra. ¡Evita este método!

Con frecuencia, las indicaciones de una receta nos señalan que debemos separar las claras de las yemas. No son pocas las recetas en las que no se requiere el huevo entero, sino solo las yemas o solo las claras... especialmente a la hora de hacer salsas y respostería. Te contamos cómo separar las claras de las yemas del huevo:

Pasar la yema de una cáscara a otra

Ahora bien, con lo común y cotidiano que es este alimento, en muchas ocasiones no sabemos como manerlo. A la hora de separar las claras de las yemas, las madres solían romper el huevo e ir pasando la yema de una mitad de la cáscara a la otra mientras dejan que la clara cae por los bordes a un bol o plato situado debajo. Ahora bien, aunque efectivo, es mejor no optar por este método dado que la cáscara de los huevos puede acumular bacterias.

Echar el huevo sobre la palma de la mano

Es mucho mejor cascar el huevo y verterlo encima de la mano, de tal forma que la clara se deslice entre los dedos para crear en el bol o plato situado abajo. ¡Así obtendrás la yema y las claras perfectamente separadas sin correr ningún riesgo!

La botella de agua de plástico

Otra forma muy sencilla de separar las claras de las yemas del huevo con facilidad es ayudándote de una botella vacía de agua, de plástico. Casca el huevo y échalo con cuidado sobre un plato. Toma con las manos la botella de plástico y ponla boca abajo, apriétala con las manos para sacar el aire. Acércala a la yema y suelta los dedos. Por el efecto de la presión, la botella absorberá la yema. Dale la vuelta a la botella rápidamente y añade la yema a otro bol. ¡Así de sencillo!.

Junto al pan, el huevo es uno de los alimentos básicos desde hace siglos para la humanidad. Se trata de un alimento humilde, barato, pero muy versátil y con muchas aplicaciones y usos en la cocina. Indispensable... podríamos decir. El huevo se puede tomar duro, poché, escalfado, pasado por agua, frito, revuelto, en tortilla o al horno. Se puede hacer con ellos crepes, masas y pastas enriquecidas, salsas, aliños y rebozados. Es indispensable en repostería para preparar natillas, helados o bizcochos. La clara aporta volumen a muchos platos, clarifica los caldos y tiene capacidad de transformación… así, es un ingrediente esencial para los soufflés, los merengues y las mousses… ya que tras batirlas gana un extraordinario volumen y ligereza.  En definitiva, el huevo es, un verdadero cofre del tesoro.

En Demos la vuelta al día: Cómo aprovechar las claras de los huevos

En Demos la vuelta al día: Cómo aprovechar las yemas de los huevos

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.