Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Como preparar una tabla de quesos: las 9 claves

Truco
24 Mayo 2016
Una sabrosa y elegante opción para una cena informal entre amigos... ¡una tabla de quesos!. Pero si no quieres quedar como un auténtico desastre, o peor aún, un cutre-anfitrión... cúrratelo un poco. Te damos las claves de la tabla de quesos perfecta.

Se trata de una solución deliciosa para una reunión entre amigos, para una cena informal. Es una comida sabrosa y elegante. Muy tradicional en países como Francia, y cada vez más habitual en nuestras mesas. Te contamos como preparar una tabla de quesos: las 9 claves

Preparar una tabla de quesos parece de los más sencillo.... hasta que te encuentras frente a la tabla vacía y no sabes qué hacer. Es como si te pusieran frente a un lienzo en blanco y tuvieras que pintar ‘La balsa de la medusa’. La aparente sencillez de una buena tabla de quesos esconde cierta complejidad. Te damos las 9 claves para no fallar.

1. Variedad

Por mucho que te vuelvan loco los quesos semicurados de oveja... si preparas una tabla de quesos con cuatro quesos diferentes, pero del mismo tipo... tu cena será una ruina y un aburrimiento para tus invitados. Tienes de olvidarte de tus gustos personales y ofrecer variedad. Variedad por el tipo de leche (vaca, cabra u oveja), afinados de la corteza, tipos de pasta y las diferentes maduraciones. Si al principio te resulta complicado, fíjate en variedades por las que optan las tablas que se comercializan ya hechas, o pregúntale a tu quesero de confianza.

2. El número de quesos

Saber el número exacto de tipos que hay que poner en una buena tabla de quesos... no es tan sencillo. Si son muy pocos, nuestra tabla quedará pobre, pero si son muchos... tampoco será una buena tabla de quesos. Si hay demasiados, nuestros sentidos no serán capaces de apreciarlos todos. Una tabla con 4 o 5 variedades de queso es perfecta. Pero como suele ocurrir que no a todo el mundo le gustan todos los tipos de queso, lo ideal es añadir alguno más, para que así todo el mundo tenga opciones diferentes. De esta forma, lo ideal sería componer una tabla de entre 5 y 7 variedades de queso.

3. La presentación

En primer lugar elige donde vas a emplatar, una bandeja, una madera rústica... y después ve colocando tus quesos desde los más suaves hasta los más fuertes, cada uno con el corte que requiera. No dejes que los quesos se salgan del borde de la bandeja o tabla para que no parezcan desordenados y recuerda que los números impares, siempre lucen mejor (pon un número impar de quesos, y corta trozos en números impares). Si, ya sabemos que suena a tontería... pero créenos, los número impares resultan más estéticos a la vista.

Con cierto gusto... puedes colocar entre medias algunos elementos como uvas o nueces. Las mermeladas, miel y otros acompañamientos, mejor servirlos en cuencos aparte.

como preparar una tabla de quesos

4. El pan

En una buena tabla de queso, no puede faltar el pan. Y además rivalizan en importancia. Sí, hasta tal punto es importante el pan. De modo que olvidaros del pan de molde y de panes precocidos. Lo ideal es servir varios tipos de panes. Por ejemplo un pan blanco más tierno y alveolado para los quesos más duros y secos, también sirve una baguette. Y no debe faltar tampoco un pan de centeno, con corteza crujiente más resistente al mordisco... es ideal con quesos de textura más cremosa. Por supuesto, también se pueden servir las galletitas tipo crackers, los picos, las regañás... e incluso los palitos de hojaldre. En general es mejor evitar los panes o tostadas con sabores... ¡el protagonista debe ser siempre el queso!.

como preparar una tabla de quesos

5. Los complementos

Quizá para los más puristas, una buena tabla de quesos con varios panes, es más que suficiente. Pero no está de más incorporar algún acompañamiento más. Frutos secos como las nueces combinan a la perfección con casi todos los quesos. De entre las frutas, las ideales para añadir a una tabla de quesos son las uvas y los higos, cuando estén en temporada.... también los dátiles. También se pueden servir en pequeños cuencos un poco de miel para los quesos más tiernos, alguna mermelada, chutney e incluso un poco de aceite de oliva virgen extra con hierbas.

como preparar una tabla de quesos

6. El maridaje

El origen del dicho popular ‘que no te las den con queso’, y que viene a decir que no te engañen está en que con queso, cualquier vino pasa por bueno. Más allá de esto, es cierto que maridar el queso con vino siempre será un acierto... pero, ¿con qué vino?. En este caso, las opciones son variadas en función del queso. El vino tinto va bien con los quesos curados, los vinos blancos acompañan casi cualquier queso, los más secos especialmente para quesos más tiernos; los afrutados para quesos de vaca y cabra de pasta blanda y semiblanda; los blancos con barrica para quesos curados y los finos, manzanillas y palos cortados, para quesos azules y quesos de fermentación intensa.

Pero no olvidemos que hay otros estupendos maridajes para el vino como los cavas y la cerveza, especialmente la cerveza artesana.

como preparar una tabla de quesos

7. El corte

Cada queso, se debe servir de una forma. Hay quesos que se cortan en finas lonchas... en general se deben cortar de manera que no pierdan su forma: que se vea la forma de cuña, que se aprecien los agujeritos del emmental, etc.  El queso parmesano se corta en tacos irregulares, mientras que otros quesos se sirven enteros, como los quesos franceses redondos y cremosos.

8. La temperatura

Los quesos se deben servir a temperatura ambiente... es la temperatura ideal para su degustación y para apreciar todos los matices en el sabor del queso. Hay quesos que no requieren de frío para su conservación, pero aquellos que los tengas en la nevera, debes recordar sacarlos un buen rato antes de servir, para que estén a su temperatura ideal.

9. ¿Algún queso prohibido?

Bueno... si no quieres quedar mal delante de tu familia o de tus amigos... olvídate de los quesitos en porciones, de las sabanitas para hacer sándwiches, del queso cremoso y de los quesos frescos de dieta. Esta aclaración puede parecer obvia... pero os aseguramos que no sería la primera vez, ni la segunda, que alguien lo hace. Porque una tabla de quesos es una elaboración muy sencilla pero que hay que pensar y preparar... no se puede improvisar con los cuatro quesos que todos tenemos en la nevera habitualmente. Salvo que se trata de una fiesta infantil, claro.

En Demos la vuelta al día: Los 7 mejores acompañamientos para el queso

En Demos la vuelta al día: Uvas con queso… saben a beso

En Demos la vuelta al día: Cómo estropear un sofrito en 5 sencillos pasos

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.