Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Cómo preparar un picnic en la playa

Truco
1 Agosto 2017
Si eres de los que te gusta pasar el día entero en la playa, comer y beber algo sin necesidad de moverte de tu tumbona, o sencillamente quieres comer tu propio menú... sigue estos consejos.

Puede parecer que llevar unas bebidas y algo de picar a la playa no tiene mayor misterio... pero si no quieres encontrarte con sorpresas como que el hielo para enfriar las bebidas se ha derretido e inundado la ensalada, o que los plátanos que cogiste de postre se han puesto negros y se han cocido bajo el sol, o que el salmón ahumado de tu sándwich huele como si llevara dos semanas a la deriva en el mar... Sigue estos consejos acerca de cómo preparar el picnic perfecto en la playa.

1. La seguridad, ante todo

Piensa el calor que puede llegar a hacer en un día soleado de playa. Aunque dispongas de sombrilla y de nevera para los alimentos... no te la juegues, ya que, por mucho cuidado que tengas, es complicado mantener la cadena de frío durante un picnic en la playa. Evita alimentos que incluyan mayonesa, huevos (Si, por muy buena idea que te parezca... es mejor dejar la tortilla de patata o la ensaladilla rusa para otra ocasión) o pescado, a menos que se traten de conservas. Lleva siempre una nevera (o dos, una para comida y otra para bebidas) y opta por bloques helados o bolsas de gel helado mejor que bolsas de hielo, que terminan deshaciéndose. Finalmente, mantén siempre separados los alimentos crudos y los cocinados.

2. Lleva suficientes provisiones

Es un hecho comprobado que pasar el día en la playa despierta un hambre que te hará rugir... como el mismísimo león de la Metro. De manera que lleva suficientes previsiones en forma de picoteo: unas piezas de fruta, unos frutos secos, algo de embutido, un poco de queso, unos mini sándwiches, quesos o paté para untar, unos picos...

3. Fingerfood

Si se puede comer con las manos... ¡mejor que mejor!. Ante las incomodidades que suelen acompañar a la playa en forma de arena... si puedes prescindir de los platos y de los cubiertos, mucho mejor. Lo ideal es comida que se pueda comer con las manos, a modo de picoteo. 

4. ...sin renunciar a comer bien

Sin lugar a dudas, puedes llevar un sándwich o un bocadillo a la playa. Son algunas de las opciones más cómodas. Pero incluso optando por este menú, no renuncies a comer bien. Lleva los ingredientes por separado para que tu bocata no se convierta en un chicle difícil de digerir, y no te conformes con poner un poco de embutido dentro del pan... busca combinaciones más divertidas y apetitosas. También excelentes opciones que se pueden comer fácilmente con la ayuda de una servilleta o un plato de plástico a modo de apoyo: como una ensalada de pasta o de arroz, una quiche, una empanada.

5. Hidratación, ante todo

Si algo no debe faltar en tu nevera de la playa, son las bebidas. Lleva una buena cantidad de agua, ante todo. Y después: unas cervecitas no pueden faltar, o incluso un vino blanco o rosado bien fresquito... O, por qué no, un cava, si lo tuyo es ir a playa como todo un gourmet. Y aparte de esto... que no falten otras bebidas como refrescos, y zumos de frutas y hortalizas... como, por ejemplo, un riquísimo zumo de tomate. ¡Ah!, y sin olvidarse de frutas ‘cargadas’ de agua como la sandía o el melón.

En Demos la vuelta al día: Prepara un picnic perfecto: consejos y recetas

En Demos la vuelta al día: 5 consejos para que los alimentos sean seguros e inocuos

En Demos la vuelta al día: Como hidratarse en verano: 5 claves para combatir el calor

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.