Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Cómo pelar y cortar la fruta

Truco
23 Julio 2018
Puede que comer una manzana no tengan ningún misterio… ¿pero y el mango, o la piña? Te contamos como pelar y cortar la fruta, para que tomar tus frutas favoritas no sea nunca un engorro.

Fuente de fibra, agua, vitaminas, minerales, antioxidantes y fitoquímicos beneficiosos para la salud… la fruta es imprescindible. Puede que comer una manzana, una pera, una mandarina o un plátano no tengan ningún misterio. Algunas como la pera o la manzana se pueden comer tal cual, a bocados, sin pelar. Y pelarlas, tampoco reviste ninguna dificultad.

Ahora bien, otras frutas como el mango, la piña, la sandía o el coco… son harina de otro costal. Pelar mal un mango, por la forma de su hueso, puede echar a perder gran parte de su pulpa; pelar una piña se puede convertir en misión de alto riesgo mientras que, con la técnica adecuada, puede ser la labor más sencilla del mundo.

Hoy os contamos como pelar y cortar la fruta, para que tomar tus frutas favoritas no sea nunca un engorro.

Piña

Prepara una tabla de cortar y un buen cuchillo, bien afilado. Si tu piña es muy grande, la mejor opción será un cuchillo de sierra. Con la piña tumbada, sujétala firmemente con las manos y corta en primer lugar el tallo de hojas. Después haz lo mismo con la base, es decir, el culete de la piña. No quites demasiado para no desperdiciar pulpa de piña… pero tampoco demasiado poco, para que no haya partes verdes ni duras de la piña. En el término medio está el acierto.

Una vez cortados los dos extremos de la piña, ponla de pie. Ahora ve cortando tiras de la cáscara de arriba hacia abajo. Ve cortando tiras de cáscara hasta pelar completamente la piña. Lo más importante es que jamás ponga la mano por delante del cuchillo, para evitar accidentes. De nuevo en el término medio está el acierto. Si quitas demasiada cáscara perderás mucha fruta, y si quitas demasiada poca, quedarán todos los puntos negros u ojitos de la piña. Si te queda alguno, no te preocupes, podrás retirarlos después con la ayuda de un cuchillo puntilla.

Ahora tu piña ya está lista para cortar rodajas.

Kiwi

El kiwi se puede pelar fácilmente, igual que se pela una manzana o una pera, con la ayuda de un cuchillo de puntilla o un pelador de verduras. Otra opción para comer un kiwi, especialmente si está maduro, es partirlo por la mitad y, sencillamente, comerlo con una cucharilla. Pero si lo que quieres es pelarlo, también puedes partirlo por la mitad y, con la ayuda de una cuchara, ir rodeando su piel de forma que saldrá la pulpa entera.

Mango

Una espléndida forma de cortar y presentar un mango es hacer dos cortes longitudinales al mango… no hay cortar por la mitad, sino medio centímetro o un centímetro desplazado. De tal forma que tengamos tres secciones longitudinales del mango: las dos exteriores y una interior en la que estará el hueso. Después se dibuja con el cuchillo una cuadrícula sobre la cara interior de cada sección lateral y… ¡listo para comer!

Naranja

Pelar una naranja no tiene ningún misterio… es facilísimo. Ahora bien, ¿Y pelarla a sangre?. Antes de nada, cuando hablamos de pelar una naranja a sangre nos referimos a pelar una naranja retirando todas sus membranas y dejando su pulpa al aire, lo que resulta estupendo para algunas recetas y elaboraciones.

Para hacerlo se necesita cierta práctica y un cuchillo muy afilado con el que cortar en primer lugar las dos bases de la naranja, luego ir cortando la cáscara de arriba hacia abajo…pero cortando un poco la naranja, sin apurar la cáscara. Cuando tengas la naranja entera pelada a sangre, saca gajo por gajo cortando con el cuchillo y retirando las membranas interiores.

Es cierto que al pelar así una naranja se desperdicia algo de la fruta, pero el resultado merece la pena.

5 raciones diarias

Cada día, debemos tomar, como mínimo, cinco porciones diarias de frutas y verduras. Son las recomendaciones del conjunto de la comunidad médica y organismos como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y FAO. 400 gramos al día por persona de estos grupos de alimentos, lo que equivale a cinco porciones. Tres porciones de verdura y dos de fruta. 

Y eso como mínimo, porque un reciente estudio demostró que consumir alrededor de siete porciones diarias o más de fruta y verdura reducía el riesgo de mortalidad por cualquier causa.

En Demos la vuelta al día: Como aprovechar la piel de las frutas y las verduras 

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.