Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Como pelar una naranja a sangre

Truco
27 Mayo 2014
Un postre con gajos de naranja, o una ensalada de frutas… quedará mucho más jugosa y vistosa si presentas esta fruta sin piel ni membrana. Sigue nuestros consejos, y prepara tus naranjas como un verdadero chef profesional.

Pelar una naranja a sangre, o pelar una naranja al vivo, es una forma de pelar una naranja y sacar sus gajos… retirando, no sólo la cáscara, sino también la piel y las membranas que recubren cada gajo. Es decir, los gajos se quedan desnudos, en carne viva… de ahí el nombre de ‘a sangre’ y ‘al vivo’.

Cualquier elaboración en la que se utilice la naranja pelada de esta forma quedará mucho más elegante, jugosa, fácil de comer, vistosa y mucho más apetecible. Es ideal para utilizar en postres y ensaladas…

Es una técnica de cocina sencilla que, sin embargo, requiere de cierta maña y práctica. Si en los primeros intentos te da la sensación de has destrozado la naranja… no desesperes, con el tiempo, y sobre todo con la práctica, irás depurando la técnica. Eso sí, ten en cuenta que siempre se desperdiciará algo de más de naranja que si la pelas normalmente… pero el resultado, merece la pena.

Además de cierta práctica y naranjas, claro está, lo que necesitarás es un cuchillo muy afilado… ésta es otra de las claves para no destrozar la naranja. Lo primero que tienes que hacer es coertar las dos bases de la naranja, sus dos extremos. Así, tendrás una superficie plana sobre la que apoyarte y seguir realizando cortes.

Después coloca la naranja, apoyando una de las superficies que has cortado sobre la tabla, y ve cortando con el cuchillo la piel de arriba hacia abajo, sin apurar demasiado la cáscara. Se trata de que al tiempo que quitas la cáscara, quites también un poquito de la naranja… solo lo justo para dejar la fruta libre de la membrana. Hasta que cojas práctica, puedes ir poco a poco, rectificando si hubieras dejado un poco de la piel blanca o albeldo.

Cuando tengas la naranja entera pelada a sangre, saca gajo por gajo. Para ello, ve haciendo cortes en cada gajo, dejando apartadas membranas interiores. Por cada gajo hay que dar dos cortes, dejando a un lado las membranas. Repite la operación hasta que hayas terminado con la naranja. Al final, te quedará por un lado los gajos desnudos, con toda su pulpa al aire, y por otro, una especie de esqueleto de naranja con sus membranas.

Como veis, todo un ejercicio de anatomía… Y ahora, ¿queréis saber en que recetas aprovechar esta sencilla técnica de cocina?

Ensalada de pollo con frutas

 

Macedonia con canela y frutos rojos al vino dulce

 

Ensalada de escarola con naranja, piñones y almendras

 

Ensalada de fruta con gelatina

 

Ensalada de aguacate con naranjas y bonito

 

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.