Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Cómo hidratarse en verano: 5 claves para combatir el calor

Truco
9 Agosto 2017
Bebe mucha agua… además de zumos, batidos y sopas frías. Toma alimentos ricos en agua como verduras y frutas tan refrescantes como el melón o la sandía porque, en verano, necesitamos estar más hidratados que nunca. Tu cuerpo te lo agradecerá.

¿Sabías que en un día caluroso… tu cuerpo puede llegar a perder hasta tres litros de agua? El organismo sufre continuas pérdidas de líquidos a través del sudor, la orina e incluso la respiración… pero es con el calor cuando más líquidos perdemos. Por eso en verano, una correcta hidratación, es más importante que nunca.

Cuando la temperatura ambiente es más elevada que la del cuerpo… sudamos para regular nuestra temperatura. En efecto, el cuerpo se enfría… pero también pierde una importante cantidad de agua. Los líquidos son imprescindibles para el organismo: contribuyen al correcto funcionamiento metabólico del cuerpo, ayudan a transportar los nutrientes y regulan la temperatura corporal… Recuerda que somos agua en más de un 50%. Cómo hidratarse en verano: 5 claves para combatir el calor. ¡Toma nota!

1. Bebe antes de sentir sed:

La sensación de sed solo aparece cuando la pérdida de líquidos es de uno o dos litros. Así que en verano hay que beber líquidos regularmente durante todo el día. En general, las personas necesitamos alrededor de dos litros y medio de agua cada día para mantener hidratado el organismo… aunque si hace mucho calor, si practicas algún deporte o si te expones al sol, deberías aumentar la cantidad.

2. Agua y mucho más:

Para cumplir con el objetivo de al menos dos litros y medio de líquidos diarios… puedes combinar varios tipos de líquidos además del agua. Toma zumos, caldos, infusiones, refrescos, batidos, lácteos, café…  Por el contrario, limita las bebidas alcohólicas porque tienen un efecto ‘deshidratante’. Desde luego, una cerveza fresquita es de lo más refrescante en verano… pero que no sustituya al agua.

3. Alimentos hidratantes:

A través de la dieta también puedes aportar líquidos a tu organismo. Las frutas y las verduras, compuestas por agua en un 80%, son una excelente fuente de líquidos, además de sales minerales. En el caso de frutas como la sandía o el melón… ese porcentaje sube hasta el 92%. En general, en verano apuesta por cremas frías como el gazpacho o el salmorejo y por ensaladas variadas… además de ser refrescantes… te ayudarán a mantenerte hidratado.

4. Minimiza el impacto de las altas temperaturas:

En verano, utiliza rompa ligera y suelta, protégete la cabeza con una gorra o sombrero, evita exponerte al sol en las horas centrales del día, así como hacer ejercicio físico. Entre doce del mediodía y cuatro de la tarde lo mejor es permanecer a la sombra en algún lugar fresco y ventilado. ¡Aprovecha para echarte la siesta!.

5. Detecta los síntomas de la deshidratación:

Ya hemos dicho que es importante beber sin tener sed (¿sabías que a medida que nos hacemos mayores sentimos menos sed y que un anciano puede llegar a deshidratarse y no sentir sed?). Por eso las personas mayores, junto a los niños, son los más vulnerables a la deshidratación.

Si aparece cansancio, malestar general, náuseas, dificultad de concentración e incluso calambres… ¡ve inmediatamente a un médico! Porque son los síntomas inequívocos de la deshidratación.

En Demos la vuelta al día: Los alimentos del verano

En Demos la vuelta al día: Celebrities: adictas a los green smoothies detox

En Demos la vuelta al día: Cómo hacer helados sin heladera

En Demos la vuelta al día: Contra el calor… ponle picante a tus platos 

 

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.