Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Cómo hacer harina de garbanzos

Truco
20 Febrero 2019
Se puede utilizar en multitud de platos y hay quien mezclada con otros ingredientes, como leche, yogur o miel, la utiliza para confeccionar mascarillas ya que ayuda a mejorar el estado de la piel.

La harina de garbanzos, además de emplearse a menudo en las cocinas vegana y vegetariana, es un ingrediente muy usado en las tortillitas de camarones que se elaboran en Cádiz y en las tradicionales gachas manchegas, un plato que también lleva panceta y chorizo.

En la cocina argentina, existe, de herencia italiana, “la fainá”: una especie de masa que se hace con harina de garbanzos, harina de trigo, agua, aceite de oliva, sal y pimienta, se hornea y se toma como acompañamiento de la pizza.

Y en la cocina india también es un ingrediente muy habitual en curries, guisos, pakoras… y la utilizan para espesar, rebozar, freír, etc.

Se puede comprar ¿pero por qué no hacerla tú mismo en casa? Sale mucho más económica y sólo necesitas alguna precaución que otra. Además, es mucho más saludable que otras harinas y una buena opción para los celíacos ya que no contiene gluten. También mezclada con agua, limón o cerveza es un buen sustituto del huevo.

Necesitas garbanzos secos de buena calidad, de la variedad que más te gusten, y una procesadora que tenga potencia suficiente: un robot de cocina, una batidora con accesorio picador…

La clave es ir haciéndolo en tandas de poco a poco: introducimos una parte de garbanzos y trituramos en varias veces, encendiendo y apagando el interruptor para evitar quemar el motor. Lo suyo es ir recogiendo con una espátula la harina que se queda pegada en los bordes del recipiente e irla incorporando a la mezcla.

Finalmente pasamos el resultado por un tamiz o colador y así eliminar los restos de garbanzos que no se han triturado.

Hay quien prefiere tostar posteriormente la harina de garbanzos para aportarle un sabor más potente, pero no es necesario. Si te apetece probar, extiéndela en una placa de horno y déjala entre 15 y 20 minutos a 100º removiéndola de vez en cuando para que no se queme.

Se puede utilizar en multitud de platos y hay quien mezclada con otros ingredientes, como leche, yogur o miel, la utiliza para confeccionar mascarillas ya que ayuda a mejorar el estado de la piel.

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.