Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Cómo hacer fruta en almíbar fácil y deliciosa

Truco
11 Julio 2017
El almíbar se utiliza en un sinfín de elaboraciones de pastelería y repostería. Descubre como preparar un delcioso almíbar casero. Te contamos como hacer fruta en almíbar con facilidad

El almíbar se utiliza en un sinfín de elaboraciones de pastelería y repostería. Descubre como preparar un delcioso almíbar casero. Te contamos cómo hacer fruta en almíbar con facilidad.

Hoy en día, aunque podemos encontrar la fruta que más nos gusta durante todo el año –como casi cualquier otra cosa-, nuestra recomendación es siempre comprar productos de temporada, lo notaremos en la calidad del producto y, sobre todo, en nuestro bolsillo. Otra de las opciones para poder disfrutar de esos productos, en este caso la fruta, fuera de su temporada natural sin tener que recurrir a frutas poco maduras, insípidas y más caras o consumirlas en mermeladas o confituras, es conservarlas en almíbar. Esta forma de conservación es muy sencilla y rápida de elaborar y los resultados son muy, pero que muy apetecibles.

Si no sabes lo que es el almíbar, no te preocupes, te lo vamos a explicar de tal forma que no tendrá secretos para ti. El almíbar se utiliza en un sinfín de elaboraciones de pastelería y repostería y se elabora a partir de azúcar disuelto en agua y cocido al fuego hasta que coge consistencia de jarabe. Así de simple.

Proporciones al gusto

Vamos con las cantidades. Lo normal es utilizar la proporción de 2 x 1, es decir el doble de agua que de azúcar aunque, para gustos los colores. Puedes prepararlo más o menos dulce según lo golos@ que seas o dependiendo del uso que le vayas a dar al almíbar. Cuánta más azúcar eches más denso será el almíbar.

En nuestro caso, para preparar frutas en almíbar y que se nos conserven en buen estado durante un largo periodo, prepararemos un almíbar flojo, es decir, utilizaremos una proporción de 1 x 1, la misma cantidad de agua que de azúcar. Pero, si la fruta que queremos conservar ya tiene un alto contenido en azúcar, como por ejemplo los melocotones, albaricoques, uvas o higos reduciremos la cantidad de azúcar a la mitad para que no nos quede un almíbar demasiado dulce.

Con las proporciones y cantidades claras, toma nota de estas recomendaciones básicas antes de ponerte manos a la obra:

-Elige bien la fruta. No utilices frutas con golpes, picaduras ni demasiado maduras.

-Lávala muy bien. Incluso puedes esterilizarla cociéndola durante 5 minutos a 100 grados. No te preocupes que no se cocinará. Eso lo hará dentro de la conserva.

-Quítales el hueso. Si las frutas elegidas tienen hueso o pepitas grandes, mejor quitarlas, ocuparan menos en el tarro y nos evitaremos tener que quitarlos una vez hecha la conserva.

-Tarros inmaculados. Elige el tarro en función del tamaño de la fruta o de la cantidad que quieras poner en almíbar pero, elijas lo que elijas, el tarro debe estar totalmente esterilizado. Hiérvelos junto con las tapas durante 5 minutos para desinfectarlos completamente.

-Evita sustos. No llenes los tarros hasta el borde. Deja como unos dos centímetros.

-Etiquetas claras. Cuando hayas terminado de envasar la fruta en almíbar, cóloca en cada tarro una etiqueta con al fecha de envasado para que no se te caduquen. Este tipo de conservas suelen aguantar bien un año.

Cómo hacer el almíbar

Con todo esto claro, vamos a preparar el almíbar que utilizaremos para cubrir las frutas.

En la receta clásica de almíbar utilizaremos 1 litro de agua y 500 gramos de azúcar. Utilizaremos azúcar blanco refinado en lugar de otros azúcares.  Coge un cazo muy limpio e incorpora el agua y el azúcar. Remueve bien para disolver el azúcar en el agua mientras calientas de forma progresiva el cazo. Cuando el azúcar este completamente disuelto, sube la temperatura y déjalo que cueza hasta que alcance la textura deseada. En nuestro caso, en cuanto comience a hervir y esté totalmente transparente apagaremos el fuego.

Rellenamos el tarro de cristal con las frutas deseadas y las cubrimos con el almíbar. Cierra bien el frasco y ponlo boca abajo durante unos minutos. Después hiérvelos totalmente cubiertos en una cazuela durante 5 minutos para conseguir el vacío. Etiqueta y guárdalos en un lugar oscuro, fresco y seco.

Ya tienes tu conserva de frutas en almíbar.

Trucos

1. Una vez realizada la conserva puedes utilizar el almíbar sobrante o el de los frascos, una vez consumida la fruta, para bañar bizcochos.

2. Puedes aromatizar el almíbar echando cáscaras de limón, naranja o lima, un poquito de jengibre o una ramita de canela al cazo donde preparas el almíbar. Acuérdate de retirarlos una vez terminada la cocción.

3. Si lo que quieres es darle a la fruta un toque de alcohol, añade un chorrito del licor que más te guste, pero no te pases porque consiste en dar un pequeño toque a alcohol, no hay que emborrachar la fruta.

En Demos la vuelta al día: Consejos para elegir la fruta

En Demos la vuelta al día: 10 formas de conservar la comida

En Demos la vuelta al día: Conservas o el origen de la gastronomía

En Demos la vuelta al día: Receta de torrijas con almíbar de manzana

En Demos la vuelta al día: Receta de baklava

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.