Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Cómo deshidratar frutas

Truco
12 Marzo 2019
Aunque lo más recomendable es consumir la fruta fresca, hay muchas maneras divertidas de disfrutar de ellas. En batidos, en mermeladas, en almíbar... o deshidratadas: un método súper original que queda genial en un montón de recetas.

Las frutas deshidratadas no sólo están muy ricas debido a su sabor concentrado sino que nos pueden aportar un toque crujiente a numerosos platos y, además, se conservan durante más tiempo. También son una magnífica alternativa para tomar como snack; desde luego, mucho más saludable que cualquier aperitivo industrial. Puedes adquirirlas ya en este formato, pero si quieres ahorrar dinero y optar por una alternativa mucho más casera, sigue estos pasos para aprender cómo deshidratar frutas de forma sencilla en el microondas.

Las frutas ideales para hacer esta operación son sobre todo las que tienen más agua y azúcar. A continuación se explica paso a paso cómo deshidratar la manzana, pero puedes aplicar el mismo sistema a muchas otras, como el melocotón, la pera o el albaricoque.  

Paso 1: 

Lo primero que debes hacer, después de lavarla, es cortar la fruta en rodajas muy finitas. Puedes hacerlo con un cuchillo bien afilado o con una mandolina. En ambos casos, ten mucho cuidado de no cortarte. Si vas a tardar un poco en meterlas en el microondas, mételas en agua con limón para que no se oxiden.

Paso 2:

Seca muy bien cada lámina de fruta con ayuda de papel de cocina. Las puedes poner directamente en el plato giratorio del micro o en otro plato. Deja entre 2 y 3 centímetros de distancia entre cada una de las láminas.

Paso 3:

Selecciona la función de “Descongelar” en el microondas y ponlo a funcionar en intervalos de 10 minutos hasta un total de 30. Comprueba el estado de la fruta después de cada bloque de 10 minutos para comprobar cómo va.

Paso 4:

Si tras la media hora de deshidratación queda todavía muy húmeda en su interior, pon otros 5 minutos más.

Paso 5:

Deja que las láminas de fruta se enfríen a temperatura ambiente y después guarda la fruta deshidratada en un bote hermético de cristal. La puedes conservar como mucho de 10 a 15 días. Anímate a usarla en postres, ensaladas o para darle un toque crujiente y frutal a algunas cremas, platos de carne o de pescado. ¡Son un comodín!

En Demos la vuelta al día: Cómo aprovechar la piel de frutas y verduras

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.