Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Cómo conservar el jengibre fresco

Truco
5 Noviembre 2018
Ten jengibre fresco a mano siempre en la cocina y disfruta del exquisito aroma que aportará a tus platos... sigue nuestros consejos y nunca volverás a encontrarlo seco y podrido en la nevera

Da igual si usas mucho el jengibre o si tan solo lo consumes muy de vez en cuando. Sea como sea, se usa poca cantidad y las raíces de jengibre siempre son grandes. ¿Quién no ha tirado alguna vez restos de jengibre secos y estropeados que llevaban mucho tiempo en la nevera?.  Te contamos cómo conservar el jengibre fresco, para que siempre lo tengas disponible, como el primer día. Estos son los pasos:

  1. Partir en dos la raíz de jengibre, un trozo pequeño y otro grande
  2. Envolver en plástico film el trozo pequeño, sin pelar y guardar en la nevera
  3. Partir en aros el resto del jengibre y poner en una bolsa de congelación. Congelar

Aromático, saludable y muy versátil… nos encanta el jengibre, aunque tiene un inconveniente. Cuando lo  compras fresco, por mucho que busques la pieza más pequeña… siempre resultará grande en relación a la cantidad que se utiliza. Para que nunca más termine en la basura, te contamos como conservar el jengibre fresco:

1. Partir en dos la raíz de jengibre

Parte en dos trozos la raíz de jengibre nada más comprobarlo. Un trozo pequeño y otro grande

2. Envolver en plástico film el trozo pequeño

El trozo pequeño déjalo tal cual, sin pelar y sin picar. Envuélvelo en plástico film y guárdalo en la nevera. En general el jengibre dura bastante en la nevera, permanecerá fresco y en perfectas condiciones durante 3 semanas e incluso 4 semanas si lo has guardado en la parte de la nevera destinada a las verduras bien envuelto en plástico film.

3. Partir en aros el resto

 Parte el resto del jengibre en aros de medio centímetro más o menos, preferiblemente sin pelar.

4. Congela

Envuelve cada una de las rodajas de jengibre en plástico film o bien, mételas todas en una bolsa de congelación de cierre hermético. Colócalas bien y saca todo el aire posible. Lleva al congelador.

Esta es la forma de que siempre dispongas de de jengibre fresco a mano, en las mejores condiciones.

El jengibre fresco… no debería faltar en ninguna cocina. Perfuma cualquier plato y aporta un aroma delicioso a toda receta: fresco, cítrico, chispeante, ligeramente picante. En cuanto empieces a utilizarlo, verás cómo cada vez lo utilizas en más número de recetas.  Con este truco para tener el jengibre fresco siempre a mano y como el primer día, nunca más volverá a ocurrir que cuando intentas echar mano de la raíz del jengibre, lo encuentres reseco y con moho en su parte seccionada.

En Demos la vuelta al día: 10 formas de conservar la comida

En Demos la vuelta al día: Conservas o el origen de la gastronomía

En Demos la vuelta al día: Macerar, adobar y marinar, ¿conoces la diferencia?

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.