Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Cómo conseguir unas patatas fritas crujientes

Truco
22 Abril 2019
Existe un truquillo muy sencillo que no está de más incluir en nuestra rutina de fritura si queremos lograr un punto extra de crujiente en la textura de este producto que, pese a no ser el más saludable del mundo, resulta la guarnición ideal para tantos y tantos platos. Averigua cómo conseguir unas patatas fritas crujientes.

Hay muchísimos trucos e indicaciones para conseguir que las patatas fritas nos queden perfectas: es importante el tipo de aceite que se emplea y la temperatura a la que se calienta; hay que escoger una variedad de patata adecuada y de buena calidad, lavarla, secarla muy bien para que no aporte un exceso de humedad a la fritura y salarla al final, entre otras recomendaciones. Pero existe un truquillo muy sencillo que no está de más incluir en nuestra rutina de fritura si queremos lograr un punto extra de crujiente en la textura de este producto que, pese a no ser el más saludable del mundo, resulta la guarnición ideal para tantos y tantos platos. Averigua cómo conseguir unas patatas fritas crujientes.

Algunas recomendaciones

A los consejos mencionados de elegir una buena patata, pelarla, lavarla y secarla bien, hay que añadir cortarla en bastones que sean de tamaño similar. La razón para estoe s que hay más posibilidades de obtener un resultado óptimo si las patatas se fríen de forma homogénea.

Se pueden freír con aceite de girasol, y esto tiene la ventaja de que es un aceite que no aportará ningún tipo de sabor a la patata; pero el de oliva virgen extra es el aceite que mejor aguanta las altas temperaturas de la fritura y puede ser más seguro de reutilizar; de modo que mejor optar por nuestra joya gastronómica. Además, la cantidad de aceite de oliva en la sartén debe ser suficiente para cubrir las patatas.

Espolvorear harina

El truco reside en espolvorear las patatas cortadas con un poco de harina después de cortarlas. Extiende la harina por la superficie de las patatas para que, en cuanto entre en contacto con el aceite caliente, se genere una película dorada y crujiente.

En dos tiempos y a dos temperaturas

Coloca la sartén con aceite en el fuego a temperatura media y, cuando se caliente, introduce los bastones de patata. Fríelos a esa temperatura en un primer tiempo para que el interior quede blandito y jugoso. Pasados unos minutos, sube la temperatura del aceite para terminar de formar esa costra dorada y crujiente. Retira las patatas del aceite y escúrrelas sobre papel de cocina para eliminar el exceso de grasa. Esparce sal bien distribuida por encima ¡y listas para comer!

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.