Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Cómo quitar lo salado de la comida

Truco
2 Septiembre 2014
Conviene ser cuidadoso con la sal. La razón es sencilla: para añadir sal a un plato soso siempre hay tiempo, pero corregir el exceso de sal... es muy, muy, muy complicado. ¡Pero no te rindas antes de tiempo!... a veces, hay solución, ¿quieres saber cómo?

Ley número uno en la cocina: cualquier alimento con poca sal, se puede corregir en cualquier momento durante su cocción… e incluso en la mesa. Un golpe de salero y… ¡listo!. En cambio, como arreglar el exceso de sal, es mucho más complicado. Las principales soluciones son:

-añade trozos de patata

-diluye el guiso con agua o caldo

-añade una pizca de vinagre o limón

-enjuaga con agua

-desala

Arreglar el exceso de sal, sea como sea, no es sencillo... hasta el punto de que, en ocasiones, no tiene solución. Pero, dicho esto, ¿a quién no se le ha ido la mano alguna vez? ¿nunca os habéis dado cuenta de que vuestro guisoya tenía sal... solo después de haber puesto más?. Sigue estos consejos para intentar arreglar el desaguisado, cuando el mal ya esta hecho, antes de pedir comida a domicilio.

1. Añade trozos de patata

Si lo que estás cocinando es un guiso, la mejor opción es añadir una o dos patatas crudas partidas en trozos y dejar que el guiso sigua cociendo. Cuando la patata ya esté hecha, puedes, retirarla… o dejarla, si le viene bien a tu plato. La patata es lo que mejor funciona para absorber la sal… aunque también hay quien añade arroz, una bola de miga de pan e incluso… ¡palillos!. En este caso, hazlo en una malla, para poder retirarlos después con facilidad.

2. Diluye un poco tu guiso con agua o caldo

Otra opción es diluir tu plato para disminuir la concentración de sal. Añade a tu guiso agua o caldo, para no restar sabor, pero en este caso asegúrate de que el caldo no sea salado. Obtendrás mucha más cantidad de comida… pero al menos, estará al punto de sal.

3. Añade una pizca de vinagre o de limón

También funciona añadir un poco de vinagre o de limón ya que el ácido corta el sabor a la sal. También puedes añadir una pizca de azúcar para contrarrestar el exceso de sal… e incluso un poco de leche. Pero claro, en todos estos casos, depende del plato que estés preparando porque todos estos elementos aportan sabor.

4. Enjuaga con agua

Otra opción es enjuagar en agua fresca el alimento que hayas cocinado con exceso de sal. Esta es una buena opción para las verduras, arroz o pasta cocidos, antes de aliñarlos.

5. Desala bajo el grifo

El chorro de agua fría también funciona para ingredientes muy salados. Remoja bien unas anchoas muy saladas antes de añadirlas a un plato.

Por tanto, la norma básica debe ser siempre ser comedido con la sal, poner poquita, probar, rectificar si fuera necesario.

En Demos la vuelta al día: Cómo desalar bacalao

 

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.