Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

10 claves para una ensalada 10

Truco
13 Mayo 2015
¿Te has quedado estancado en la ensalada mixta? ¿acaso crees que una ensalada no tiene vida más allá de la lechuga y el tomate? Abre los ojos y ponte al día con estas diez claves para que tus ensaladas se conviertan en platos completos, divertidos, variados, sorpendentes, sabrosos...

1. Las ensaladas no son para el verano

O, mejor dicho, las ensaladas no son ‘solo’ para el verano. Desde luego, su frescura, el hecho de tomarse frías y de tener la mayor parte de las veces verduras de hoja como base... nos lleva a pensar que su estación es el verano.  Y lo es. Pero pensemos que existen ensaladas templadas, que algunas pueden llevar ingredientes mucho más contundentes, como para tomar en pleno invierno (quesos fuertes, embutidos, legumbres...) y que el otoño y el invierno también nos brindan estupendas frutas y verduras de temporada, como la calabaza, la granada, las setas, el cardo, etc... 

2. Las herramientas

Para hacer una ensalada rica y completa... no necesitarás más que una tabla de cortar y un cuchillo. A partir de ahí, hay otros muchas otras herramientas que te facilitarán mucho el trabajo, como un pelapatatas, un rallador, una mandolina, o el centrifugador de ensalada. Y si eras un loco de las ensaladas... pues entonces hazte con un germinador de brotes

3. La base de las ensaladas

La base de una ensalada debe suponer, aproximadamente, la mitad del volumen total de la ensalada. Las verduras de hoja, como la lechuga en todas sus variedades es quizá la base que más asociamos a un plato de ensalada... pero hay muchos otros: pasta, arroz, quinoa, cuscús, espaguetis hechos con hortalizas, etc.

4. Hortalizas y fruta

Sobre la base de la ensalada... otro 25% debería estar compuesto por algunas frutas y verduras... ya sean crudas, asadas, cocinadas al vapor o incluso secas. Cebolla, tomate, zanahoria, apio... son algunas de las verduras más habituales... pero, ¿por qué no probar con la remolacha, o el rábano, o el brócoli, o los espárragos, la chirivía, la calabaza o los guisantes? Y entre las frutas, todas son estupendas: naranja, aguacate, manzana, mango, fresa, albaricoque, pera, frambuesa, melocotón...

5. Proteína

Una de las claves para que una ensalada se convierta en un plato completo, nutritivo y saciante como el que más... es que incluya algún tipo de proteína. Esta parte debería representar otro 25% del total de la ensalada. Estamos hablando de  carne (pollo, pavo, ternera, cerdo) de pescado (atún, gambas, sardinas, salmón, pulpo, etc.), huevos, queso, derivados de la soja tales como el tofu. En una misma ensalada, se pueden combinar varias fuentes de proteína diferentes. Eso sí, no deben superar esa barrera del 25% del total de la composición del plato... o se convertiría en una receta de, por ejemplo, pollo, con algunas verduras.

6. Hierbas frescas, especias y otros complementos

Una cucharada de un fruto seco, una semilla, unos encurtidos, alguna hierba fresca o, simplemente, una especia... y ¡voilá! tu ensalada habrá cambiado completamente, habrá cobrado vida. Las opciones son tantas, que te permitirán comer una ensalada diferente cada día. Nueces, almendras, pistachos, avellanas, anacardos, piñones, pipas de calabaza, semillas de amapola, de lino, cilantro, eneldo, hierbabuena, romero, tomillo...

7. El aderezo

Con todo lo dicho... seguramente el elemento más importante, o al menos el que es capaz de dar personalidad y carácter a una receta es su aderezo. Pueden ser vinagretas, cremas o pestos. Un aderezo siempre debe incluir un aceite, un sabor agrio (vinagre, salsa de soja, zumo de limón), sal y especias. Y cuando descubras que hay vida más allá de la sal y la pimienta, y que puedes aderezar tu ensalada con cientos de especias diferentes... se habrá marcado un antes y un después en tu cocina. 

8. Textura

Ahora que has descubierto los cientos de ingredientes con los que puedes preparar una ensalada... no debes ponerlos todos a la vez en la ensaladera. La clave es buscar combinaciones perfectas y, sobre todo, juegos de texturas. Mezcla elementos crujientes, con otros cremosos y suaves...

9. Hay una ensalada para cada uno

No importa si eres vegetariano, crudivegano, vegano, pescetariano u onmnívoro. Si eres un niño, un joven o un adulto. No importa si vives en un clima frío o cálido, seco o húmedo. Hay una ensalada para ti. Es más, nos atrevemos a decir que hay una ensalada incluso para aquellos a quienes no les gustan las ensaladas... o mejor dicho, a quienes creen que no les gustan las ensaladas. Porque una ensalada es un plato tan versátil, ofrece tantas posibles combinaciones y opciones diferentes para cada gusto... que siempre hay una idónea para ti.

10. Libertad

Todas estas normas y directrices no son ley. Lo verdaderamente importante es que cada cual se sienta con la libertad de preparar su ensalada exactamente como le dé la gana. Cada cual, que elija según sus gustos y preferencias lo que quiera poner en su plato para disfrutar de la comida. Eso es lo verdaderamente importante. Así que... todos a hacer pruebas y combinaciones...

En Demos la vuelta al día: Verduras de hoja verde: el ingrediente milagro

En Demos la vuelta al día: Celebrities: adictas a los green smoothies detox

En Demos la vuelta al día: Dietas, lo que funciona y lo que no: desmontamos mitos

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.