Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Y el Oscar a la mejor escena gastronómica es para...

Reportaje
23 Febrero 2016
La cocina en el cine ha dado lugar a antológicas escenas que permanecen en nuestro recuerdo. Desde las albóndigas que Clemenza enseña a preparar a Michael en El Padrino a la bota de cuero que se come Charlie Chaplin en El chico de oro... pasando por el gazpacho con somníferos que Carmen Maura prepara en Mujeres al borde de un ataque de nervios. Películas, sencillamente, para comérselas.

Serpiente con sorpresa rellena de anguilas vivas, escarabajos gigantes, sopa de ojos y, de postre, un maravilloso sorbete de sesos de mono servido en su propio cráneo… es el menú con el que Maharahah Salim agasaja a sus invitados, entre ellos el famoso arqueólogo Indiana Jones, encarnado por Harrison Ford, junto a su chica y a Tapón en ‘Indiana Jones y el templo maldito’.

“Las gambas son la fruta del mar”, le explica Buba a Tom Hanks en Forrest Gump-. “Pueden hacerse gambas a la brasa, cocidas, al horno, al vapor, salteadas, se pueden hacer pinchos de gambas, gambas criollas, guiso de gambas, gambas fritas, rebozadas, sofritas o gambas con piña, gambas al limón, gambas con mango, con pimientos, sopa de gambas, en estofado, en ensaladas, gambas con patatas, hamburguesa de gambas, sándwich de gambas y… creo que eso es todo”.

Cocina y gastronomía… dos artes más unidos de lo que parece. Y es que, la comida forma parte de nuestra vida y el cine, no hace sino reflejarla. Hay cine gastronómico…  películas para comérselas como “Chocolat”, “Comer, beber, amar”, “Julie & Julia”, “La cocinera del presidente” o “Ratatouille”. Pero también hay muchas otras películas, sencillamente, con escenas en las que la gastronomía y la comida adquieren un papel importante. Sólo con hacer un poco de memoria… los recuerdos gastronómicos en el cine nos harán salivar.

La saga de El Padrino es todo un homenaje a la gastronomía: son innumerables las referencias a la comida, los banquetes entorno a los que se forjan las relaciones. Pero de todos ellos, pasarán a la historia el stracotto a la Piamontesa, el asado de carne sobre el que se desploma el capo del que se venga Michael, el hijo de Vito Corleone. Y, cómo no, la receta que Clemenza ofrece de las albóndigas: "primero echas un poco de aceite, de buena calidad. Luego fríes un ajo y después echas bastante tomate y lo rehogas todo procurando que no se agarre. Echas luego tus salchichas y tus albóndigas… y añades vino y un poco de azúcar, es mi truco".

Pulp Fiction nos ha regalado alguna otra escena relacionada con la comida... aunque en este caso deberíamos hablar de diálogos magistrales entre John Travolta y Samuel L. Jackson... como cuando hablan de 'esas pequeñas diferencias' entre Estados Unidos y Europa. "¿Y sabes qué le ponen a las patatas fritas en Holanda en lugar de Ketchup?" -pregunta Vincent Vega, encarnado por Travolta-,  "mayonesa". "¿Puag, qué asco!", responde Jules Winnfield, el mafioso protagonizado por Jackson. "Les he visto hacerlo, macho, las bañan en esa mierda". Claro que también tienen otras interesantes conversaciones acerca de comer o no comer bacón, o las hamburguesas... para desayunar.

En otros casos... la comida sirve como elemento cómico en el cine. “Deberíamos haber comprado filetes. Esos, por lo menos, no tienen patas”, chilla histérico Woody Allen en Annie Hall, después de que se hayan escapado los bogavantes que se disponía a cocinar junto con Diane Keaton. Sobre los fogones, el puchero con agua hirviendo aguarda. También Alfred Hitchcock quiso hacer un guiño a la cocina en Frenesí… y se valió de ella para, en mitad de la tensión de esta trama policiaca, introducir un elemento cómico: las recetas de la esposa del comisario… Ella ha seguido un curso de cocina francesa, y todos los días le prepara a su marido complicadas elaboraciones, como manitas de cerdo a la moda de Caen, ante el disgusto del comisario.

Y si hablamos de escenas cómicas... ¡no podemos olvidar a los hermanos Marx!. Un segundo antes de que Groucho, en Una noche en la ópera, entre en el famoso camarote, pide una interminable lista de viandas al camarero. A cada plato de comida que solicita Groucho, se oye a Chico gritar desde el interior de camarote: "¡Y también dos huevos duros!".

Entre la comedia y el drama, Charlie Chaplin ha protagonizado antológicas escenas con la comida como protagonista. Como aquella en la que hacía de conejillo de indias en una máquina ideada para dar de comer a los obreros de una fábrica para que pudieran ahorrar tiempo y seguir trabajando al mismo tiempo… en Tiempos Modernos. Aunque, de todas las escenas… la más sobrecogedora es en la que Chaplin, pobre y hambriento, se come su bota de cuero… eso si, con cuchillo y tenedor.

Y qué decir, ya en el cine español, de los pechos de Penélope Cruz, que uno sabe a tortilla de patatas y otro a jamón, en la película de Bigas Luna, Jamón Jamón. O del antológico gazpacho con somníferos que Carmen Maura elabora en Mujeres al borde de un ataque de nervios. “¿Qué lleva este gazpacho?” pregunta el comisario mientras busca rastros de los terroristas chihitas. “Tomate, pepino, pimento, cebolla, una puntita de ajo, aceite, sal, vinagre, pan duro y agua”, responde Maura. “El secreto está en mezclarlo bien”.

Del cine latinoamericano cabe destacar “Como agua para chocolate”. Las lágrimas de Tita cuando pica cebolla en la cocina, derramadas sobre el guiso, adquiere propiedades mágicas: cuando sus lágrimas son del nostalgia, provocan en los comensales un llanto incontenible; si están llenas de rabia, hacen vomitar a los comensales además de provocarles flatulencias y mal aliente. Ahora que, cuando sus lágrimas son de amor…  la reacción es apasionada y erótica. Puro realismo mágico. Y en la deliciosa El hijo de la novia, Héctor Alterio, propietario de un restaurante, asegura “Este tiramisú es más amargo que la vida, me degrada la lengua”, tras llevarse una cucharada a la boca. “Lo que pasa es que no lleva mascarpone, sino queso crema, y eso es una reverenda cagada”, responde su cocinero.

En Demos la vuelta al día: Cine gastronómico: películas para comérselas

En Demos la vuelta al día: 9 tragos y medio… de cine

En Demos la vuelta al día: El chef de Hollywood

En Demos la vuelta al día: Los 10 mejores libros de cocina de todos los tiempos

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.