Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Se acabó el ‘come y calla’

Reportaje
20 Noviembre 2015
Seguro que de niño te obligan a dejar el plato limpio y no podías ir a jugar hasta que no acababas con hasta el último guisante del plato. ¡No lo repitas con tus hijos!. Hoy sabemos que obligar a un niño a comer es contraproducente.

‘Hasta que no dejes el plato limpio no te levantas de la mesa’, ‘solo tres pinchadas más’, ‘cómete estas espinacas si quieres ser fuerte como popeye’, ‘si no te gusta es porque lo has probado poco’... estas frases, y muchas otras similares...se repiten a diario a la hora de comer, en cada hogar español con niños. Hoy, sin embargo, sabemos que obligar a los niños a comer es contraproducente. Se acabó el ‘come y calla’.

Es la lucha diaria: la comida. Hace unas décadas, los médicos recomendaban a las madres obligar a los niños a comer, que terminaran las raciones que se les servían y que comieran de todo. Así, legiones de madres durante varias generaciones han obligado a comer a sus hijos aunque éstos lloraran desesperadamente; les han guardado el plato de esa verdura que sus hijos aborrecían para merendar, y para cenar, y para desayunar al día siguiente... hasta que finalmente lo comían entre lloros y arcadas. ¡Incluso había médicos que recomendaban volver a dar de comer a un niño su propio vómito... si vomitaba durante la comida!. Afortunadamente, esto son cosas del pasado.

Aborrecer la comida

Los expertos y la comunidad médica, está de acuerdo hoy en día en que obligar a un niño a comer no tiene ningún beneficio. Al contrario, suele acarrear una serie de consecuencias negativas, como que los niños terminen aborreciendo determinados alimentos, que asocien la hora de comer con una experiencia traumática.

Los niños reconocen sus señales de hambre y saciedad... por tanto, debemos escucharles y entender que si un niño no quiere comerse todo el plato, quizá es porque no lo necesita. Según un estudio de la Universidad de California, obligar a un niño a tomar esas ‘tres cucharaditas de más’ o esas ‘dos pinchadas más’ del filete, trastoca su capacidad innata de ajustar su ingesta de comida a la energía que necesita.

Enseñar a comer

La responsabilidad de los adultos es garantizar una buena alimentación para sus hijos, sana, variada y completa... y sobre todo, el objetivo es enseñarles a comer y lograr que coman de todo. Y por ellos mismos.

Existe trucos como presentar los alimentos de forma atractiva, servir cantidades pequeñas, especialmente cuando se trata de sabores nuevos para ellos, hacer la comida un juego, invitarles a que pasen a la cocina y que nos ayuden a la hora de hacer la comida...

Porque a comer, como todo en esta vida, hay que aprender. Y no nacemos enseñados.

En Demos la vuelta al día: La vuelta al cole: ideas para meter en la tartera de los peques

En Demos la vuelta al día: 5 Consejos para evitar que la comida termine en la basura

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.