Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Raw food: crudo, por favor

Reportaje
8 Junio 2015
"¿Poco hecho, al punto o muy hecho? ¿cómo quiere su filete?" pregunta el camarero. “Raw food: crudo, por favor”, asegura el cliente. La raw food o la dieta que prescinde del cocinado, gana adeptos en todo el mundo. ¿Todavía no sabes de qué va?

¿Aún crees que el fuego es el mayor invento de la humanidad? ...si es así, debes saber que estás anticuado. Raw food, crudo por favor, crudismo, cocina cruda, alimentación viva, crudiveganismo, dieta paleo... todos estos nuevos términos hacen referencia a una misma realidad: las nuevas tendencias en gastronomías han dicho adiós al fuego... ¡ cómetelo crudo!.

Hoy en día existen muchos platos y elaboraciones en las que los alimentos se comen crudos... al margen de las ensaladas de frutas y algunas hortalizas. Cada vez es más habitual que pidamos la carne en un restaurante poco hecha, y cada día comemos más carne y pescados crudos, gracias a la asimilación de algunas cocinas cocinas, como la japonesa. Tartares, carpaccios, sushis, sashimis..  Eso sí, comer carne o pescado crudos en cualquiera de estas elaboraciones no significa comer como lo hacían los hombres prehistóricos, dado que habitualmente, estas carnes y pescados se preparan y acompañan con los más delicados y sofisticados aliños.

Sin embargo, raw food es otra cosa. Se trata de un estilo de vida más que de una dieta o una forma de comer... que propugna vivir en sintonía con la naturaleza y vincular nuestro cuerpo y nuestra mente con el medioambiente. Si nos detenemos en la alimentación, la dieta raw food consiste en consumir alimentos crudos, normalmente de origen vegetal.

La justificación para tomar alimentos crudos está en la calidad de sus nutrientes. Cuando la temperatura interna de un alimento se eleva por encima de los 45°C, sus propiedades empiezan a deteriorarse... lo primero que se pierda son las vitaminas y las enzimas... y poco después los carbohidratos se deterioran, así como otros nutrientes. Un alimento crudo conserva al máximo la calidad de sus nutrientes. Pero los beneficios de esta dieta, según sus seguidores, son muchos más: aporta energía, sensación de paz y bienestar, ayuda a mejorar el aspecto de la piel, a controlar el peso... etc. Además, los defensores de la dieta crudívora aseguran que los sabores de los alimentos sin cocinar se aprecian puros, sin distorsionar... lo que es muy bueno... siempre y cuando el alimento en cuestión sepa bien.

Pero la clave no es solo comer alimentos crudos... sino que además de crudos, sean vegetales. La dieta ‘raw’ se basa en frutas, verduras, frutos secos, semillas, germinados, aceite de oliva de primera prensa en frío, así como algunas especias.

Eso sí, si estás pensando pasarte al lado ‘crudo’ de la alimentación... deberías saber que estamos hablando de una dieta bastante extrema y, según la comunidad médica, incluso peligrosa. En realidad, se trata de una dieta bastante saludable... siempre y cuando no se siga de forma extremista. Porque, en nutrición, lo saludable es la variedad.

La raw food o dieta crudívora se ha puesto muy de moda gracias en parte a algunas celebrities, como Demi Moore, Natalie Portman o Donna Karan y en Estados Unidos es tan popular que, incluso algunos restaurantes ‘normales’ están introduciendo en sus cartas opciones ‘raw’.

En Demos la vuelta al día: Los 5 platos crudos más deliciosos

En Demos la vuelta al día: Celebrities: adictas a los green smoothies detox

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.