Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Qué comer antes de iniciar un viaje en coche

Reportaje
14 Agosto 2017
Ya sabemos que antes de emprender un viaje no podemos pegarnos la comilona del siglo, pero hay muchos otros factores que tenemos que tener en cuenta a la hora de ponernos al volante para realizar un trayecto lo más seguro y placentero posible.

Cualquier época del año es fantástica para viajar pero en verano es cuando más desplazamientos realizamos en busca de un deseado y merecido descanso. Antes de emprender un viaje en coche hay que tener en cuenta una serie de factores que nos permitan realizar un trayecto lo más seguro y confortable posible. Aquí la comida que tomemos antes y durante corre un factor más importante del que todos creemos y el abusar de ella, o en su defecto no alimentarse bien y tomar ciertos alimentos pueden convertir nuestro viaje en una pesadilla. En Demos la vuelta al día queremos que disfrutes de lo lindo en vacaciones, pero sobre todo...que llegues. Por eso vamos a darte una serie de consejos para que sepas qué comer antes de iniciar un viaje en coche.

Desayuna siempre

¿Cuántas veces hemos oído que el desayuno es la comida más importante del día? Si eres de los que te gusta madrugar para evitar atascos, o las horas de más calor o te gusta aprovechar el día no olvides desayunar antes de ponerte al volante. Evita la bollería y lo dulce y opta por un desayuno con pan, y si es integral mejor, acompañado de aceite de oliva virgen extra, un porquito de jamón o queso fresco... Estos alimentos ricos en hidratos de carbono complejos harán que el hambre aparezca más tarde ya que se digieren poco a poco.

Ni comidas copiosas ni fast food

Antes de ponerte al volante no puedes ponerte como el tío Quico, así que olvida las comilonas ya que no favorecen la digestión y además pueden producirnos somnolencia.. Si crees el fast food es la solución porque es rápido y barato...olvídalo. La digestión de este tipo de comidas no es muy rápida que digamos y además consume mucha energía con lo que volvemos a lo mismo...el sueño.

La fruta es buena compañera de viaje

Si durante el viaje te ataca el hambre una pieza de fruta puede ayudarte a mitigarlo. Las manzanas y los plátanos ayudan a saciar el hambre. 

Comida ligera

Un pescado, una ensalada de pasta o de arroz, fiambres, embutidos y quesos -pero no muy grasos-, pollo a la plancha son ideales para la comida antes y durante el viaje. Evita los fritos y además, no hay necesidad de pasar una o dos horas en el restaurante de carretera de turno, puedes comer sin prisas y después darte un paseo, estirar las piernas, desconectar... 

Nada de dulces ni patatas fritas

Son muy socorridos ambos pero el inflarnos de gominolas o chuches no es lo mejor. El exceso de azúcar provoca que el organismo genere insulina para metabolizarlos y eso nos provoca cansancio lo que se traducen somnolencia y agotamiento. Las patatas fritas y otros snacks salados, provocan mucha sed lo que hará que bebas más con lo cual harás más paradas para ir al servicio. Si tienes hambre...fruta.

Hidratarse

Cuando conducimos, aunque no lo creamos, gastamos energía y nos deshidratamos por lo que es imprescindible llevar agua mineral fresca en el coche. La hidratación es fundamental para mantenernos alerta y en buenas condiciones. Eso sí, nada de refrescos ni agua con gas porque pueden provocarnos gases y como vamos a estar varias horas en la misma postura podemos pasar un viaj ela mar de incómodo. De tomar alcohol...ni hablamos...NUNCA.

Planifica tu viaje con antelación y así sabrás qué necesidades tendrás durante el mismo. Selecciona tu música preferida y sobre todo es un buen momento para para charlar con los ocupantes del vehículo. 

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.