Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Miel, néctar de dioses para endulzar paladares terrenales

Reportaje
18 Agosto 2015
El dulce sabor de esta pegajosa sustancia que elaboran con tanto trabajo las abejas, nos ha atraído desde siempre. El hombre prehistórico... ya tomaba miel. En España se elaboran algunas de las mejores mieles del mundo... ¿quieres conocerlas?

Las abejas elaboran la miel a partir del néctar de las flores,  o de las secreciones de las partes vivas de las plantas. Las abejas liban ese néctar, que después transforman gracias a una enzima que aportan con sustancias específicas propias (su saliva, en otras palabras) y almacenan para que madure en los panales.

Antiguamente se recogía la miel de colmenas silvestres... aunque muy pronto comenzó a desarrollarse la apicultura. En la actualidad, la industria apícola retira los panales de las colmenas una vez que han madurado. Después, la miel se extrae a través de un sistema de centrifugado, y se filtra para retirar impurezas y restos de cera. 

Existen tantos tipos de miel, con diferentes sabores, aromas y texturas... casi como flores hay en la naturaleza. Todo depende del néctar que recojan las abejas. Hay mieles monoflorales elaboradas con un solo tipo de planta; mieles multiflorales y también mielada, que es la miel que elaboran las abejas a partir no de néctar, sino de las secreciones generadas por las plantas tras las visitas de otros insectos... en realidad, y para entendernos, las abejas toman las heces de unos pulgones que parasitan las corteza de los árboles y que se alimentan de su savia. A pesar de lo mal que suene esto... se trata de una de las mieles más dulces. También se denomina miel de rocío, miel salvaje o de bosque.

La miel tiene un gran valor energético gracias a que posee hidratos de carbono de cadenas cortas y, por tanto, de fácil asimilación. Eso sí, cuidado con sus calorías...325 calorías por cada 100 gramos.

Panales prehistóricos y brindis de miel

La historia de la humanidad ha estado siempre ligada al consumo de miel... desde el inicio de los tiempos. Ya en la prehistoria, el hombre, organizado entonces en sociedades cazadoras-recolectoras, tomaba miel. Un dato que conocemos gracias a algunas pinturas rupestres que así lo atestiguan. La mayor parte de las pinturas con escenas de recolección de miel se hallan en África, concretamente en Zimbabwe, Namibia y Sudáfrica... aunque también en España contamos con un magnífico ejemplo, el de la Cueva de la Araña, en Bicorp, Valencia.

La miel fue muy apreciada en Egipto... se han encontrado vasijas en tumbas egipcias con miel ¡en perfecto estado!. También en Grecia, donde llegó a utilizarse como moneda de cambio. Y después, en Roma. A partir de la miel se elaboró una de las primeras bebidas alcohólicas, el hidromiel, considerada precursora de la cerveza. Se denominaba el ‘néctar de los dioses’ y se la elaboraba a partir de la fermentación de una mezcla de agua y miel.

Miel de la Alcarria, tesoro de espliego y romero

El clima seco, y el relieve de las tierras alcarreñas, que se extienden entre las provincias de Guadalajara y Cuenca, enmarcados por los ríos henares, Tajo y el sistema ibérico son el secreto de que la apicultura aquí de como fruto la mejor miel del mundo. Las abejas campan a sus anchas en esta región rica en plantas silvestres como el espliego, el romero y el tomillo. Esta alimentación silvestre y la escasa o nula humedad que recibe durante su elaboración, dan como resultado una miel muy aromática pero de sabor suave y delicado. Desde 1996 está protegida por la Denominación de Origen “Miel de la Alcarria”.

Apicultura en el Teide, una miel de altura

Los apicultores tinerfeños deben pedir un permiso especial para trasladar cada año sus colmenas hasta lo alto del Teide. El Parque Nacional del Teide es un paraje protegido en el que no se puede desarrollar ninguna actividad agrícola o ganadera... salvo la apicultura, una actividad que contribuye a la polinización de las plantas. La retama es una planta endémica de Tenerife que solo florece a 1.500 metros de altitud... y con esta flor elaboran las abejas una peculiar y deliciosa miel. Se trata de una miel de sabor delicado... una miel de altura en sentido estricto: La miel del Teide es la miel que se produce a mayor altitud en toda Europa.

Miel, fuente de juventud

La cocina y, especialmente la repostería, es el principal y –desde luego- el más gustoso de los usos que le podemos dar a la miel...  Pero este fluido dulce y viscoso que nos regalan las abejas tiene muchos otros usos, principalmente medicinales y en cosmética.

La miel calma la tos, facilita la digestión y la asimilación de otros alimentos, posee propiedades sedantes al favorecer la absorción de triptófano que es el precursor de la serotonina. Están demostradas sus propiedades antibacterianas, es antihemorrágica y antiséptica. La miel posee una importante acción curativa sobre las heridas. Y gracias a estas propiedades cicatrizantes, la industria cosmética ha encontrado en la miel un elemento clave para frenar el envejecimiento.

En Demos la vuelta al día: Miel, trucos de cocina

En Demos la vuelta al día: Los 5 mejores amigos de la miel

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.