Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Los alimentos del futuro: las 5 tendencias que marcarán nuestra comida

Reportaje
14 Octubre 2014
Alimentar a una población que crece en un entorno de escasez de recursos… supone todo un desafío… al que nos tenemos que enfrentar obligatoriamente. Un reto que va a determinar nuestra forma futura de comer. ¿Insectos? ¿carne artificial? ¿transgénicos? …ve haciéndote a la idea… porque son el futuro.

“Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo… como lágrimas en la lluvia”. Así terminaba la película de ciencia ficción Blade Runner. Y aunque hoy nos parezca igual de fantasioso que este monólogo… la comida del futuro será completamente diferente a la actual.

En 2050 el mundo tendrá que alimentar a más de 9.000 millones de personas, según el actual ritmo de crecimiento de la población... lo que implica que la producción de alimentos deberá incrementarse en un 70%. Las áreas de cultivo y ganadería actuales serían incapaces de dar una respuesta. Expandir la superficie dedicada a la agricultura no es una opción sostenible. Además, los océanos ya sobreexplotados, el cambio climático y la escasez de agua… complicarán aún más la producción de alimentos.

Ante este panorama… hay una cosa clara… nuestra alimentación va a cambiar… ¿quieres saber hacia dónde?

1. Impresoras de comida

Hasta ahora hemos visto impresoras en 3D de piezas mecánicas, joyas y otros objetos… pero pronto podríamos tener una impresora en la cocina, como un electrodoméstico más. La NASA está financiando el diseño de una impresora en 3D destinada a fabricar comida. Funcionaría con cartuchos llenos de los ingredientes en polvo… que se mezclarían y calentarían antes de comenzar la impresión, capa a capa. Además de este prototipo… Hay una empresa española que ya tienes planes para comercializar una impresora en 3D de alimentos. En 2015 lanzará el primer modelo, que imprimirá alimentos como carne, galletas, pizzas, pastas, hamburguesas; y en 2016, saldrá el modelo que imprime y cocina.

2. Insectos

La FAO abrió recientemente un interesante debate: comer insectos podría acabar con el problema del hambre en el mundo. Un informe de este organismo dependiente de Naciones Unidas asegura que tienen tantas proteínas como la carne o el pescado y su producción es barata. Escarabajos, orugas, abejas, hormigas, saltamontes, grillos, chinches… especies de bichos con alto contenido en grasas, proteínas, vitaminas, fibra y minerales. 

Ya hay alrededor de 2.000 millones de personas que los comen, principalmente en África y en Asia. En Occidente nos topamos con el factor psicológico del ‘asco’… aunque la FAO considera que se puede superar fácilmente. Al fin y al cabo, hace unos años, también rechazábamos el pescado crudo, y ahora nos volvemos locos por el sushi. Una  cosa hay clara… es momento de revisar donde están los límites entre lo comestible y lo no comestible.

3. Carne artificial:

“Sabor intenso, no tiene jugo, le falta sal y pimienta”. Es el veredicto que hizo una de las críticas gastronómicas tras probar una hamburguesa artificial. En efecto, hace poco más de un año se presentó la primera hamburguesa elaborada a partir de células madre cultivadas en un laboratorio… es decir, carne de laboratorio, carne artificial. Lo ha desarrollado un equipo de científicos de la Universidad de Maastrich liderado por el profesor Mark Post.

Aun parece lejano el momento en el que esta carne de laboratorio compita con la carne de vaca normal en los comercios. Hasta que no desarrollen una tecnología para producir esta carne de manera industrial el coste es muy elevado y aún debe pasar los controles del regulador alimenticio y debe ser declarada apta para ser consumida. Pero el equipo del profesor Post calcula que en 10 o 15 años podría estar al alcance del consumidor.

Durante su presentación, los científicos se refirieron a esta hamburguresa como la “carne del futuro”. Y lo será si tenemos en cuenta dos factores que hacen insostenible que en el futuro nos sigamos alimentando con carne: la industria de la ganadería intensiva es muy contaminante y, además, será incapaz de dar respuesta a las necesidades de la población a medida que aumente, y a medida que suba el nivel de desarrollo. Solo con que la población china quisiera cambiar ahora mismo su bol de arroz por un filete… no tendríamos carne suficiente.

4. Superalimentos

La quinoa, las semillas de Chía, el alga espirulina, las bayas de Goji… son esos ‘superalimentos’ a los que se les atribuye numerosas propiedades: antioxidantes, fitonutrientes… aunque, en realidad, son más una moda que medicamentos naturales. Es cierto que hay alimentos  muy saludables… pero no necesariamente tienen que ser los más exóticos. Nuestra dieta mediterránea nos ofrece muchos de ellos: el tomate, el aceite de oliva, los frutos secos, el pescado azul.

Eso sí… el futuro sí que apunta a una serie de superalimentos: los transgénicos. Se trata de alimentos genéticamente modificados con el objetivo de que duren más tiempo antes de echarse a perder, que sean más fuertes frente a las plagas, que crezcan más rápido. Son versiones mejoradas… de los alimentos tradicionales.

Por el momento, los alimentos transgénicos aún provocan un agrio debate entre defensores y detractores… pero en el futuro parece encaminado a producirlos. El mismo director de la FAO ha señalado que deben explorarse estas posibilidades.

5. Genómica nutricional

Es el futuro de la nutrición… pero también un camino importante de la medicina. Se trata de crear dietas personalizadas en función de la genética de cada persona, para curar enfermedades o, mejor aún, para no llegar a desarrollarlas. Esta ciencia estudia el metabolismo de cada individuo y las interacciones entre los nutrientes y los genes.

Existen dos disciplinas: la nutrigenómica, que estudia cómo reaccionan los genes dependiendo de los nutrientes que comemos; y la nutrigenética, se encarga de analizar cómo reacciona cada persona cuando come, es decir, como ‘le sientan’ a cada persona los alimentos.

En Demos la vuelta al día: Desperdicio de alimentos, problema de todos

En Demos la vuelta al día: Por una alimentación saludable para todos

En Demos la vuelta al día: Diez gestos que alargarán tu vida

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.