Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Los 10 mandamientos de las tapas

Reportaje
15 Junio 2017
Las tapas nacieron como un humilde acompañamiento del vino, se convirtieron después en una forma barata de comer en la calle. Hoy en día, el tapeo es más un acto social que una forma de comer. 'Ir de tapas' forma parte de la cultura española… y es, casi, una religión. Estos 10, son sus Mandamientos

Las tapas nacieron como un humilde acompañamiento del vino, se convirtieron después en una forma barata de comer en la calle. Hoy en día, el tapeo es más un acto social que una forma de comer. 'Ir de tapas' forma parte de la cultura española… y es, casi, una religión. Estos son los 10 mandamientos de las tapas:

1. El tamaño sí importa

La tapa no es un tipo de gastronomía… no es un tipo de plato, ni un tipo de producto concreto, ni una preparación… De hecho, cualquier elaboración culinaria, desde la más simple hasta la más elaborada, es susceptible de convertirse en una tapa. La única condición es el tamaño. Las tapas no son más que cocina en miniatura, un bocado individual. Para comer de ‘tapeo’… el tamaño sí importa.

2. Elaboración

La tapa requiere de alguna elaboración… por poca que sea. De modo que olvídate… si pensabas recibir a unos amigos en casa y servirles unas rodajas de embutido, unas patatas fritas y unas aceitunas, no podrás decir que la merienda consiste en unas tapas. 

En efecto, la aceituna está en la esencia de la tapa y no puede faltar… pero unas aceitunas manzanilla o de Camporeal recién compradas no constituyen una tapa. Ahora bien, una vez aliñadas, con un buen aceite, con unas hierbas aromáticas o especias… entonces sí, estaremos ante una estupenda tapa. …y a partir de ahí, la tapa puede ser tan compleja y elaborada como tu imaginación te permita. 

3. Maridaje

La tapa nación como el humilde acompañamiento de los vinos… aunque con el tiempo fue cobrando protagonismo hasta casi eclipsar a la bebida. Pero no olvidemos su importancia. Cada tapa requiere un maridaje diferente. Se puede acompañar de cualquier tipo de vino, blanco o tinto, incluso dulce, cavas y champagnes y, por supuesto, cerveza y vermut. El agua, por supuesto, queda prohibida.

4. Variedad

El tapeo es, según la definición de la Real Academia Española “tomar tapas en bares y tabernas”. Y cuando vamos de tapeo con los amigos, generalmente vamos de bar en bar, y en cada uno tomamos una o varias tapas diferentes, cada una con su trago específico. Y cambiamos de bar. La variedad está en la esencia del tapeo. Así que preparas un tapeo en casa, no hagas muchas unidades de la misma tapa… sino unas cuantas (al menos una por cada comensal) pero de muchos tipos de tapas.

5. Formatos y vajillas

Hay casi tantos tipos de tapas como comensales…. Una tapa puede ser una tartaleta, una tosta, un cucurucho, un vasito, un pincho, un platito pequeño… la variedad es infinita. Cada tipo de elaboración requiere una forma de presentación y una vajilla.

6. Cocina española …y de todo el mundo

La tapa es genuinamente española y mundialmente conocida. Es, de hecho, uno de unos activos más potentes y conocidos, y un imán para el turismo. Sin embargo, el  hecho de que la tapa sea española, no quiere decir que una tapa solo pueda hacerse con cocina española. Por supuesto, una bocado de tortilla de patatas, un vasito de salmorejo o una tartaleta con rabo de toro son magníficas tapas. Pero también se pueden elaborar tapas con cualquier plato, de cualquier rincón del mundo.

7. Informal

El tapeo es, en esencia, informal. Es absolutamente incompatible con una comida formal y protocolaria: cubiertos para cada plato, manteles de hilo, copas, asientos establecidos. Las tapas se comen de pie, junto a la barra del bar, en muchas ocasiones con la mano… y a ser posible, entre risas y charla.

8. En buena compañía

Por supuesto que una persona sola puede comerse una tapa en un bar… pero no es lo mismo. No estará igual de rica. El tapeo implica conversación, informalidad, vida social, charla, risas, amigos… El tapeo es más un acto social que una forma de comer… hasta el punto de que, el verdadero alimento del tapeo, es la conversación más que la comida.

9. Nomenclatura y otros vericuetos lingüísticos

Tapa, bocado, picoteo, pincho, pintxo, montadito, tentempié, aperitivo, poteo, botana o alifara… da igual como lo llamemos. En realidad estamos hablando de lo mismo. Si se trata de comida en formato reducido, ir de tapas con los amigos, o ir de pintxos la cuadrilla… es exactamente lo mismo. Ahora bien, las raciones sí son algo diferente. Una ración es un plato que se toma entre varias personas, compartiéndolo.

10. No es dulce

Las tapas pueden servir de aperitivo previo a la comida, o pueden constituir una comida en sí misma. En ese caso, es muy probable terminar con un postre… pero el postre siempre será el postre y no una tapa dulce. Un bombón, un pastelito… son pequeños bocados dulces… pero no tapas. Una tapa es, en esencia, salada.

Estos 10 mandamientos se encierran en 2: amarás y respetarás al tapeo sobre toda la gastronomía, y lo regarás con un buen vermú, cerveza o vino.

En Demos la vuelta al día: Tapas: miniaturas que han dado la vuelta al mundo

En Demos la vuelta al día: Prepara un picnic perfecto: consejos y recetas

En Demos la vuelta al día: Recetas con historia... e historia de las recetas

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.