Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Las 7 claves para mantener la línea en Navidad

Reportaje
23 Diciembre 2016
Entre abandonarse a los excesos y no recuperar el peso hasta mayo y encerrarse en una caverna para no picar ni una peladilla, hay un término medio que te permitirá cuidarte y disfrutar estas Navidades.

Cena de empresa, Cena de Nochebuena, comida de Navidad, Nochevieja, comida de Año Nuevo, Reyes, cena de empresa, reuniones familiares, copas con los amigos. Estas fechas son entrañables… pero también sinónimo de comidas copiosas, dulces, alcohol y, ¡cómo no! kilos de más. Desde luego que estos días no hay escapatoria posible, pero además, cometer algún exceso es incluso recomendable una vez al año (¡no siempre podemos estar sometidos a la tiranía de la báscula!). No obstante, sigue estas pequeñas pautas y consejos, y los kilos de más, serán muchos menos. Te damos las 7 claves para mantener la línea en Navidad

1. Combina bien los alimentos

Prepara y come, sin ningún remordimiento, cualquier receta típica de navidad como pavo relleno, cordero asado, besugo al horno, redondo relleno… pero acompáñalos de alguna verdura –también muy típica de estas fechas- como el cardo o la lombarda en lugar de guarniciones pesadas y calóricas. Asimismo, hay muchos aperitivos, como canapés, que se pueden elaborar con ingredientes ligeros como pavo, manzana, lechuga… ¡apuesta por ellos! Y respecto a los postres: no renuncies a la fruta: hay multitud de postres super ricos que puedes elaborar a partir de frutas como, por ejemplo, una ensalada de frutas con gelatina, aliñada con zumos cítricos… suena delicioso, ¿verdad?

2. Elige bien tus bebidas

¡Tranquilo!  Nadie te va a pedir que renuncies a brindar, o que bebas agua durante una comida o cena de celebración. Por supuesto toma vino sin ninguna preocupación. Pero piénsatelo dos veces antes de tomar algún alcohol hecho a base de crema, con muchísimas calorías. Ten también mucho cuidado con los cócteles: se hacen con destilados con muchas calorías y además se les añade habitualmente refrescos, zumos y un extra de azúcar. Además, como están dulces y no se nota su alcohol… se abusa más. En su lugar, toma una copa de cava o champán, con muchísimas menos calorías y, al fin y al cabo, ¿existe acaso otra bebida más navideña y glamourosa que ésta?

3. Cinco comidas al día… ¡más importante que nunca!

Seguramente durante estas fechas es más importante que nunca hacer todas las comidas. Por supuesto, intenta hacer comidas ligeras y tomar algo frugal, como una pieza de fruta y un yogur tanto a media mañana como a media tarde. Si por ejemplo llegas a la cena de Nochebuena sin haber comido nada durante el día… tendrás un hambre voraz y comerás sin control. Si por el contrario has comido bien (aunque sea ligero) y a media tarde has tomado algo de fruta llegarás a la cena con el hambre justa.

4. Come despacio y… ¡no repitas!

Por supuesto… no te prives de nada… come de todo, pero en una cantidades razonables y no repitas. Procura comer despacio, masticando bien, dejando algo de tiempo entre plato y plato. Un anfitrión perfecto… siempre va a intentar agasajar a sus invitados, y les ofrecerá más comida y repetir… y cuando uno ya se lo ha comido todo… aún le ofrecerá un poco de turrón u otro dulce navideño. Sin embargo, no te sientas obligado a decir siempre que “si”.

5. Entre fiesta y fiesta… ¡depúrate!

Al día siguiente de una comida o de una copiosa cena de celebración… intenta hacer una dieta depurativa… es decir, ese día come a base de frutas, verduras y caldos de verduras. Intenta beber dos litros de agua y, por supuesto, evita los dulces, el alcohol y la cafeína. ¡Nada te sentará mejor!

6. No caigas en la trampa de las sobras

Es un argumento muy utilizado… “como ayer tuve invitados y sobró mucha comida… voy a estar comiendo el mismo menú calórico durante cuatro días seguidos”. En primer lugar, intenta evitar generar muchas sobras cocinando lo justo. Es cierto que esto es difícil, y que ningún anfitrión que se precie se arriesgará a quedarse corto. Sin embargo… ¡congela la comida!. Déjala para más adelante, o para otro día en que también recibas invitados. Y no renuncies a la dieta depurativa del día después.

7. No des vacaciones al ejercicio por Navidad

Aunque estés de vacaciones… vence la tentación del sofá. Vence la tentación del sofá aunque estés de vacaciones. No olvides hacer ejercicio durante estos días: andar, correr, montar en bici… ¿qué mejor idea que una buena caminata o un par de horas corriendo de buena mañana después de una cena copiosa? ¡Y no hagas trampas! …una jornada de tiendas, comprando los regalos de Navidad, por mucho que hayas andado, no cuenta como ejercicio.  Para quemar calorías andando, debe hacerse a buen ritmo y sin hacer paradas.

En Demos la vuelta al día: La cocina de invinero: los platos que surgieron del frío 

En Demos la vuelta al día: Viajar sin salir de la cocina

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.