Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Las 10 joyas de la huerta mediterránea

Reportaje
22 Mayo 2014
La huerta mediterránea es una obra de arte que se pinta con la impresionante paleta de color que forman estas 10 hortalizas

La cultura del huerto y su extensión por todo el Mediterráneo se debe a los árabes, que trajeron la alberca para almacenar el agua e hicieron acequias para transportarla. Toda la huerta mediterránea es de una riqueza y diversidad inmensa… una obra de arte del cultivo y de las hortalizas.

Aquí os dejamos las 10 principales joyas de esta huerta… y estupendas recetas para aprovecharlas:

1. Tomate:

Frito, asado, crudo, licuado o triturado, solo o acompañado… el tomate es un verdadero manjar. Y aunque la cocina mediterránea es inconcebible sin tomates… solo lleva entre nosotros desde mediados del siglo XVI, cuando lo trajeron los españoles desde América. Los cherrys son ideales para ensaladas, los de tipo pera para ensaladas y gazpachos y los raf… para cualquier cosa. Son los más valorados -y caros- del mercado, por el excelente aroma y sabor que ocultan bajo os pliegues de su forma rizada y sinuosa. El el principal beneficio del tomate es que, igual que la sandía, tiene un colorante natural, el licopeno, que previene las patologías cancerosas, sobre todo de próstata y estómago.

Frittata de tomates secos y queso mozarella

Crema de tomate y apio

2. Pimiento:

Como el tomate, también llegó de América tras su descubrimiento. Se pueden comer crudos en ensalada o en gazpachos, pero también cocinados… de hecho, ¿qué sería de un buen sofrito sin pimiento rojo y pimiento verde? .Además, a partir del pimiento rojo seco y molido, se elabora el pimentón… puro sabor a gastronomía española.

Ensalada campera

Hummus de pimientos

3. Cebolla

Tan importante en la cocina como el propio fuego… la cebolla es una hortaliza cuyo cultivo procede de Asia, aunque no está claro de dónde exactamente. Tiene muchas propiedades terapéuticas: antisépticas, antiinflamatorias, digestivas y diuréticas… pero sobre todo, un gusto que sabe a gloria. Existen numerosas variedades, pero todas tienen un denominador común: aportan una textura y sutileza especial a cualquier plato en el que se incorporen.

Pisto manchego

Cebollas rellenas de jamón

4. Ajo:

Es una de las hortalizas más utilizadas en la dieta mediterránea y particularmente en España… ya lo dijo Victoria Beckham cuando vino a vivir a España cuando David fichó por el Madrid: España huele a ajo. La verdad… todo un cumplido, porque el ajo es una verdadera delicia. Es la base de algunas recetas tan española como el alioli o la sopa de ajo.

Sopa de ajo deconstruída

Arroz al horno con conejo y champiñones

5. Pepino:

Procede de Asia, probablemente de la India, aunque se sabe que lo conocieron –y lo usaron- los egipcios, griegos y romanos. Por su escaso valor energético, es un gran aliado en las dietas de adelgazamiento y curas de belleza, ya que procura una excelente nutrición hídrica a la piel. Se puede cocinar, pero crudo resulta muy refrescante… en ensaladas o en gazpacho, donde es un ingrediente imprescindible.

Taboule -ensalada de couscous-

Salsa tzatziki

6. Zanahoria:

Bugs Bunny no podía vivir sin ellas, como tampoco lo haría la huerta mediterránea. Su origen, sin embargo, se sitúa en Oriente Próximo. Posee una gran cantidad de vitaminas, principalmente A, que se produce por la síntesis del caroteno. ¡Por eso se dice que es tan buena para la vista!. También posee vitamina E, potasio, sodio y azúcares, que le confieren su característico regusto dulzón. Es una hortaliza rica y saludable que se puede comer cruda o cocinada.

Ensalada de zanahoria con manzana y jamón serrano

Flan de zanahoria

7. Guisante:

Su origen se sitúa en Oriente Próximo y es una hortaliza de primavera… es en esta época cuando lo podemos comprar fresco. En este punto son deliciosos y se pueden comer crudos, directamente de la vaina… con un regusto dulzón. Todo un manjar. Sin embargo esta hortaliza  ya la podemos encontrar todo el año… y no hay guarnición que se precie sin guisantes.

Crema de guisantes a la menta  con bacalao y jamón

Crostinis de guisantes

8. Espárrago:

Su nombre procede del persa (asparag), y significa brote. En efecto, esta hortaliza de tallo perenne procede de Mesopotamia, cuna de la civilización. Su temporada es entre abril y mayo. Los espárragos blancos se obtienen evitando que reciban luz: las plantas se entierran y a su vez se tapan con plásticos… incluso se recogen de noche.

El espárrago es muy diurético. Además posee bastante potasio, fósforo, magnesio y sodio; además de vitaminas A y C.

Espárragos con mayonesa de trigueros y aceituna negra

Cuajado de espárragos blancos y salsa de piquillos

9. Alcachofa:

Griegos y romanos consideraron a la alcachofa una planta afrodisíaca, aun así, fueron los árabes quienes extendieron su cultivo por toda Europa. Es una importante fuente de fibra, además es una hortaliza muy digestiva por la sustancia que le da su característico sabor amargo.

Tortilla de tomate y alcachofas

Alcachofas con salsa suave de jamón

10. Garbanzo:

Esta legumbre es mediterránea de pura cepa… de hecho, el origen de su cultivo se sitúa entre Grecia y Turquía, desde donde se extendió por todo el mundo, hacia el este hasta la India, y hacia el oeste, cruzando el Atlántico hacia el continente americano. El garbanzo tiene una gran cantidad de proteínas, además de potasio, fósforo, magnesio y sodio y también mucha fibra. 

Ensalada de garbanzos y berberechos

Sandwich de salmón ahumado con garbanzos y ‘ventana’

 

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.