Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Halloween y otras terroríficas –y deliciosas- tradiciones

Reportaje
30 Octubre 2017
Ni los mismísimos Edgar Allan Poe y H.P. Lovecraft podrían haber imaginado que durante una noche al año las calles se llenarían de zombies, sombras, gritos ahogados de terror, brujas, tenebrosas calabazas de tétricas sonrisas, y terror, mucho terror.

Todas las culturas tienen sus rituales en trono a la muerte. El Primer día de noviembre es el Día de los Difuntos para la tradición cristiana, aunque cada vez se impone más la tradición pagana de celebrar el lado lúdico de la muerte la noche del 31 de octubre, la noche de Halloween …la más terrorífica de todo el año.

Halloween: entre calabazas, disfraces, trucos y tratos

Halloween es un vocablo que proviene de “All hallow’s eve”, y que significa ‘víspera de todos los santos’. En efecto, se refiera a la noche del 31 de octubre, víspera de la Fiesta de Todos los Santos. Bien es verdad que hoy en día esta celebración ha perdido en todo el mundo anglosajón su sentido religioso para volver al antiguo paganismo... y es que el origen de esta celebración está en un ritual pagano del pueblo celta en Europa que perduró al cristianismo y se adaptó a él, y que llegó a Estados Unidos a través de los inmigrantes irlandeses.

Hoy en día se celebra la noche del terror, de las brujas y los fantasmas. También fueron los irlandeses quienes instituyeron la tradición de vaciar y tallar calabazas con una vela dentro… inspirados en la leyenda de ‘Jack el tacaño’. Esa leyenda cuenta que un tal Jack O’Lantern invitó al diablo a beber en su casa durante la noche de Todos los Santos, fingiéndose un buen cristiano… pero como era un hombre disoluto… acabó en el infierno. Las calabazas representan la cabeza de Jack. 

La noche del 31 de octubre no empezó a ser una  fiesta popular en EE.UU. hasta 1921, año en que se celebró el primer desfile de Halloween en Minnesota, desde donde se fue extendiendo hasta el último rincón de Estados Unidos. Comenzaron a tomar forma la costumbre de disfrazarse, el ‘truco o trato’ con el que los niños recorren las casas amenazando con un susto a quien no les de ‘chucherias’, etc. El cine y la televisión hicieron el resto a partir de los años 70 y 80 del siglo pasado, para que la noche más terrorífica del año, se celebre en todo el mundo.

Día de todos los santos

En España, y en otros países mediterráneos, también se celebra Halloween desde hace relativamente poco tiempo, por la influencia que nos llega de Estados Unidos a través de la televisión y el cine. No obstante, la tradición en nuestro país no celebra tanto la noche del 31 de octubre como el día 1 de Noviembre, conocido como el Día de todos los Santos.

Esta fiesta tiene un fuerte carácter religioso y es el día en el que se honra a la memoria de los que han muerto. Esta fiesta fue instituida por San Odilón, un monje benedictino, quinto Abad de Cluny en Francia el 31 de octubre del año 998, como una llamada de atención a todos los monjes, para que rezaran de modo especial por los difuntos.

Hoy en día, las familias siguen acudiendo este día al cementerio para limpiar las lápidas de sus difuntos y adornarlas con flores. A diferencia de México, el ambiente aquí es serio y solemne… aunque también son numerosos los dulces que se toman durante estas fechas: buñuelos de viento, huesos de santo o panellets.

México celebra su Día de Muertos, la fiesta más colorida del año

El día de muertos es una de las manifestaciones más importantes del rico acervo cultural mexicano. Son los dos días al año dedicados a recordar a todos los difuntos: los dos primeros días de noviembre. Esta celebración tiene raíces españolas e indígenas, lo que le ha dado un carácter único a esta festividad.

La creencia popular es que las lamas de los seres queridos que se fueron, regresan de ultratumba durante el Día de Muertos…y por eso, se les recibe con ofrendas. En esas ofrendas se coloca su comida favorita, las denominadas calaveritas (unos dulces en forma de calavera, hechos con azúcar), fotografías de los fallecidos, coloridas flores, etc.

Durante estos días, los mexicanos también visitan los cementerios, que permanecen abiertos 24 horas. Las familias acuden y colocan velan sobre las tumbas como una forma de iluminar el camino de las almas a su regreso a casa. Pero el ambiente no es triste sino festivo. De hecho, hay grupos musicales de mariachis que animan los camposantos con sus canciones. 

Colores, sabores, música, creación artística, altares, ofrendas de muertos… En México se percibe a la muerte de una manera muy peculiar: con humor, sátira y ganas de diversión.

Los dulces típicos de estas fechas en México son las ya citadas calaveritas de dulce, que inundan los puestos callejeros y las pastelerías, y también el pan de muerto, que no falta en ningún hogar. Se trata de un pan redondo, cubierto de azúcar blanca (aunque cada vez es más popular el azúcar teñida de roo), con tiras por encima, que simulan huesos. Cada vez son también más populares los panes con formas de esqueleto o de animales.

En Demos la vuelta al día: Buñuelos de viento en 5 pasos y otros dulces de Todos los Santos

En Demos la vuelta al día: Como vaciar y tallar una calabaza de Halloween

En Demos la vuelta al día: Recetas de Halloween

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.