Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Gadgets para el vino

Reportaje
3 Octubre 2014
Aparte del postureo y el vocabulario snob hay una enorme cantidad de utensilios, accesorios o gadgets que pueden convertirte en un friki vinícola.

Alrededor del vino no sólo están las viñas, las uvas, las catas, los aromas y sabores; detrás del vino hay magia, hay mucho trabajo y esfuerzo pero también hay mucha tontería, sí. Hay mucha parafernalia para darle un toque de glamour que a veces, sinceramente, sobra. A parte del postureo y el vocabulario snob hay una enorme cantidad de utensilios, accesorios o gadgets que pueden convertirte en un friki vinícola. Creemos que de entre todos los “cacharros” existentes los que más te van ayudar en tu afán de demostrar a todos lo buen anfitrión que eres son los siguientes:

1- Parece obvio, pero un sacacorchos en el utensilio clave en toda esta historia. Sin el pocos corchos sacarás sin cargarte la botella o el propio corcho. Los tienes de todos los colores, tamaños y formas. Desde los tradicionales sacacorchos a unos súper modernos eléctricos que sacan el corcho con sólo apretar un botón. Para los que gustan de la ley del mínimo esfuerzo.

2- Cuántas veces hemos abierto una botella de vino y no la hemos acabado. ¿Qué hacemos con ese vino? ¿lo tiramos? A no ser que seas de los que cuando abren un vino no dejan ni una gota, que los hay, existen unas bombas que extraen el oxígeno de la botella para que no se oxide el vino. Suelen mantener el vino en buen estado durante 3 o 4 días, no más, tampoco pidamos milagros. El vago comprador del sacacorchos eléctrico debe saber que puede encontrar, también, bombas extractoras eléctricas, eso sí, bastante más caras.

3- Para que un vino se oxigene podemos decantarlo, si tenemos decantador claro; dejarlo abierto un tiempo considerable antes de degustarlo o podemos utilizar otro gadget bastante curioso. Hablamos del aireador de vino, un invento que permite oxigenar el vino ganando en aroma y sabor –o eso dicen los expertos-.

4- Uno de los utensilios que más nos gustan por la función que realizan y, claro está, por su precio son los anti gotas, recoge gotas o drop-stop, como dirían los ingleses. Consiste en una fina lámina metálica y flexible con la que podemos formar un cilindro y colocarla en la boca de la botella que corta el flujo de vino una vez dejamos de servir. Ya no nos echarán la bronca nunca más por manchar el mantel de vino.

5- Antes de sacar el corcho tenemos que quitar el recubrimiento de la boca de la botella, es decir la cápsula. Eso no está hay por casualidad, tiene una función muy importante: proteger el corcho y el vino del polvo y el deterioro. Para retirarlo cómodamente existen unos cortacápsulas que harán un corte preciso para poder retirar la cápsula perfectamente.

En Demos la Vuelta al día:

Cómo no arruinar una botella de vino

La Guía para comprar vino

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.