Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Fast food vs. Slow food: guerra en la cocina

Reportaje
24 Noviembre 2015
A un lado de la trinchera la hamburguesa, los puestos de comida callejera y el comer rápido y, a veces, de pie. En el otro, el comer despacio, el pararse a degustar los platos... Fast food vs. Slow food: guerra en la cocina.

Un guiso que se ha cocinado a fuego lento durante varias horas frente a una hamburguesa con patatas fritas. Sentarse a comer sin prisa y hacer una buena sobremesa, frente a pedir algo en un puesto de comida callejera y comerlo con las manos de pie, mientras seguimos andando. Fast food vs. Slow food: guerra en la cocina... Hoy, el campo de batalla no enfrenta a dos platos, ni a dos gastronomías... hoy esta escaramuza enfrenta dos formas de vivir.

Fast food

Aunque la comida rápida existe desde la antigüedad, el concepto de ‘fast food’ como tal llegó del otro lado del Atlántico como respuesta a la falta de tiempo de los trabajadores americanos, y del ritmo de vida en las grandes ciudades. Se refería a la comida que servían en Estados Unidos en los restaurantes tipo diner en la década de los 50: hamburguesas, tartas, batidos y ensalada César. Más tarde, se terminó asimilando este concepto a la comida que sirven las grandes cadenas de comida rápida tipo McDonalds, Burger King, FKC, etc... comida rápida, muy barata, y de muy baja calidad.

Sin embargo el ‘fast food’ va más allá de esto. Es comida que se prepara de forma muy rápida. Pueden ser puestos callejeros o restaurantes... generalmente sin camareros que sirvan las mesas, eso sí. Y muy frecuentemente se trata de comida que se puede consumir sin necesidad de emplear cubiertos. Y esto va mucho más allá de la hamburguesa y el hot dog. De hecho, en todo el mundo existe la comida rápida: los puestos de falafel en Oriente Medio, los de currywurst en Alemania, los de samosas y bhajis en India, todo tipo de brochetas en el sudeste asiático, enchiladas en Mexico, arepas en Colombia, etc. En España tenemos nuestro particular ‘fast food’... el tapeo, los bocatas, los puestos de pollo asado, de patatas asadas...

Slow food

El movimiento ‘slow food’ surgió en Italia a finales de los 80 como respuesta a la apertura de varias cadenas americanas de comida rápida en la plaza España de Roma. Este movimiento promueve la lentitud en la comida, los productos naturales, las recetas locales y todo ello... sin prisas, disfrutando de los aromas y los sabores. El movimiento slow food ha ido creciendo poco a poco, y hoy está presente en 130 países de los 5 continentes, incluido, por supuesto, España. Entre sus objetivos también se encuentra salvaguardar el patrimonio alimentario de la humanidad, es decir, las tradiciones gastronómicas regionales, con sus productos y los cultivos locales.

Slow food es una referencia para vivir una vida sin prisas, comenzando por la mesa. Y, como no podía ser de otra manera... el símbolo que representa a este movimiento es el caracol, porque es un animal que se mueve despacio y degusta con calma su paso por la vida.

Veredicto

Demos la vuelta al día se moja en cada Guerra en la cocina que plantea... y esta vez no va a ser menos. Nos vamos a quedar con el slow food porque nos encanta la idea de conceder a la comida la importancia que tiene, de sentarnos a comer sin estar pendientes del reloj... adoramos la comida elaborada, los platos que requieren de largas cocciones, que se hacen a su amor. Defendemos la comida saludable, los productos locales y las tradiciones culinarias locales, allí donde vamos. 

Pero, como en todas las guerras, no existe el blanco y el negro, ni los buenos y los malos.... y quizá en esta batalla la gama de grises sea mayor. Porque nos encanta también la comida rápida. La comida rápida de calidad, eso sí. Es un error demonizar platos como la hamburguesa, el perrito caliente, el sándwich o la pizza. ¿A quién no le apetecen en algún momento?. El problema no está en ellos... sino en cómo y con qué ingredientes los preparan en algunos sitios, en algunas cadenas de comida rápida. 

 

En Demos la vuelta al día: Gastronomía molecular vs tradicional: guerra en la cocina

En Demos la vuelta al día: 5 claves para una hamburguesa 10

En Demos la vuelta al día: Risotto vs. Paella: guerra en la cocina

En Demos la vuelta al día: Objetivo: patatas fritas crujientes y doradas

En Demos la vuelta al día: Mantequilla o margarina: guerra en la cocina

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.