Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Errores a evitar estas Fiestas y cómo resetear tu cuerpo tras ellos

Reportaje
26 Noviembre 2018
El exceso de calorías y seguramente de alcohol pueden hacer estragos en nuestros cuerpos así que vamos a darte una serie de consejos que te ayuden a llevar lo mejor posible estas fiestas y pasar unas Navidades más saludables.
¡Ay las Navidades...! Comidas y cenas de empresa, cañas y más cañas con los amigos...Nochebuena, Nochevieja...Navidad..."saca la bota María que me voy a emborrachar..." Es tiempo de celebración y como tal...de EXCESOS. Sí, con mayúsculas. 
 
Si no pones cuidado, da por seguro que vas a tener más de uno y de dos desagradables "after-party". El exceso de calorías y seguramente de alcohol pueden hacer estragos en nuestros cuerpos así que vamos a darte una serie de consejos que te ayuden a llevar lo mejor posible estas fiestas y pasar unas Navidades más saludables.
 
TU CUERPO NO ENTIENDE DE FIESTAS
Hagas lo que hagas tu cuerpo notará los excesos, por pequeños que sean -a no ser que lo tengas entrenado como un universitari@- No pasa nada por pasarse un día o dos pero recuerda que las fechas señaladas donde podemos salirnos de lo habitual son: Nochebuena, Navidad y Nochevieja...y a lo sumo el día de Reyes (eso si eres de los que lo celebran todo...) No desde la comida de empresa hasta mediados de enero. Si limitamos los excesos a las fechas señaladas nuestro cuerpo nos lo agradecerá y nuestro bolsillo...también.
 
UNA RETIRADA A TIEMPO ES UNA VICTORIA
La Navidad está llena de compromisos y a veces saber decir NO es una victoria. Si es inevitable comparecer en alguna cena o comida...no hay por qué ser los últimos en desaparecer. Sabemos que quieres a tu familia y amigos pero una retirada a tiempo es una victoria.
 
EVITA EL PICOTEO
Si te toca ser el anfitrión y, además, el cocinero hay que evitar el picoteo mientras se cocina. Sabemos que es difícil resistirse pero ese trocito de queso, ese pedacito de...lo que sea...son una fuente de calorías que sin darte cuenta vas ingiriendo. Recuerda: todo suma.
 
Si eres el invitado, seguramente te toque esperar a que todo es té listo. Evita la tentación de arrasar con los aperitivos mientras dura esa espera.
 
ALCOHOL, ENEMIGO NÚMERO UNO
Si eres de los que se beben hasta el agua de los floreros o te controlas o mejor quédate en casa. Además de la vergüenza que pasarás y harás pasar...a tu cuerpo le pasará factura pasarse con el alcohol. Mucho mejor beber agua o zumos naturales. 
 
 
NADA DE REPETIR
Es difícil resistirse a ese asado o guiso de tu madre o abuela pero con un plato es suficiente. Antes de repetir piensa cuánto has comido y cuanto queda por servir. Cuidadito con la gula... 
 
PASA DE LAS SALSAS
Está claro que mojar pan en una salsa es de esos placeres irrenunciables e inconfesables. Recuerda que ya de por sí la comida o cena tendrán un aporte calórico bastante importante que si sumamos las calorías de una salsa y además la media barra de pan que, mínimo, te meterás entre pecho y espalda...las calorías se nos suben por las nubes.
 
PIENSA EN VERDE...
...O en rojo tomate, en narnaja zanahoria, en negro berenjena...Si hay verdura en la mesa...¡a por ella! Combínala con el plato principal o con lo que más te guste pero intenta que tu ingesta de verdura sea superior a la de proteína animal. Además de ser mucho más slaudable te hará sentir menos pesado.
 
 
CAMBIA DULCE POR FRUTOS SECOS
Una vez que ha terminado la comida o cena...llegan los cafés (mejor una infusión), el chupito, copa o copazo y la bandeja de mazapán, turrones, polvorones, etc... Comer y rascar...todo es empezar. Como el chupete no te lo vas a quitar...intenta cambiar los típicos dulces navideños por fruta, fruta deshidratada o frutos secos. Sin duda son una alternativa mucho más saludable.
 
Si después de leer todos estos consejos por un oído te entra y por otro te sale...y decides ponerte como el tío Quico estas recetas pueden ayudarte a resetear tu cuerpo y compensar los grandes excesos a los que has sometido a tu cuerpo. 
 
 
Empieza por un desayuno saludable a base de zumos naturales, de naranja, piña o tomate acompañados de avena, unos huevos revueltos  y sustituyendo el café por infusiones que no hagan daño la mucosa de tu estómago.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.