Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Entre zumos, batidos, smoothies y licuados anda la fruta

Reportaje
20 Junio 2017
Las bebidas del verano hechas a base de frutas son refrescantes, deliciosas y están cargadas de vitaminas. Pero, ¿cuál es cual y cómo se hacen?

Hojeamos la carta de bebidas de una cafetería ecológica y encontramos una abrumadora cantidad de opciones. ¿Zumo de remolacha? ¿Licuado de zanahorias? ¿Green smoothie es lo mismo que batido verde? ¿Cuál lleva hielo? ¿Cuál lleva leche? Para que no te hagas un lío y puedas convertir tu cocina precisamente en esa cafetería ecológica para elegir a tu gusto qué te apetece tomar, aquí tienes todos los términos bien explicados. Y es que entre zumos, batidos, smoothies y licuados anda la fruta.

Zumos:

El zumo de una fruta o verdura es el líquido que podemos extraer de ella, desechando la mayor parte de su estructura sólida pero no toda. El zumo tiene textura líquida y no del todo homogénea al contener parte de la pulpa. Se puede obtener mediante exprimidores manuales o eléctricos. Es muy habitual usar este método en el caso de los cítricos.

Licuados:

Se trata de la extracción completa del líquido de frutas y verduras mediante una licuadora. El jugo resultante no tiene partículas sólidas y presenta nutrientes y sabores muy concentrados pese a que su textura es muy parecida a la del agua. Es el método más conveniente para las frutas y verduras duras o leñosas y para las hojas verdes cuyas fibras resulten muy correosas.

Batidos:

En este caso, la fruta y la verdura se trituran enteras junto a algún líquido, que puede ser agua, leche animal o vegetal, yogur o algún zumo o licuado. El resultado es una bebida densa y cremosa, saciante y cargada de fibra puesto que no desecha ninguna parte de la fruta o la verdura. Es recomendable para vegetales blandos. Existe la vertiente de los batidos verdes, que son mezclas de fruta y verduras de hoja verde como la acelga, la espinaca, el perejil, la hoja de zanahoria… que aportan un color brillante e inconfundible a la bebida. 

Smoothies:

Son bebidas muy similares a los batidos pero que incorporan el elemento hielo. Esto se obtiene sustituyendo el agua por cubitos de hielo o congelando las frutas con las que se va a elaborar. Al triturarlo todo se obtiene una textura muy característica. Son ideales para el verano, ¡por razones obvias! Si se les añaden hojas verdes, evidentemente se convierten en green smoothies.

¿Pero entonces qué bebo?:

Pues depende de tus preferencias, pero hay algunas cosas a tener en cuenta que pueden ayudarte a decidir. Por ejemplo: los zumos y licuados tienen un sabor mucho más concentrado y un aspecto más limpio y bonito, pero, en el caos de las frutas, lo que aportan nutricionalmente son básicamente azúcares. Los batidos, al asimilar la fruta entera, son más ricos en ese sentido. Aun así, hay vegetales como la calabaza o la remolacha que resultan bastante complicados de integrar en un batido. Siempre está la opción de hacer un batido con frutas y que el elemento líquido sea un licuado de verduras. Y, por supuesto, tienes infinitas opciones para agregar: especias como la cúrcuma o la canela, semillas de chía o de lino, copos de avena, un impresionante abanico de leches vegetales… incluso puedes incluir aguacate para conseguir una textura sedosa fuera de lo común.

¡Ojo! Precauciones:

Entre zumos, batidos, smoothies y licuados anda la fruta… pero ninguno de ellos puede sustituir al cien por cien la pieza de fruta con toda su fibra, su piel y sus tejidos intactos tal y como la naturaleza nos la ofrece. La ingesta de fruta entera es importante, así que no debemos prescindir de su consumo. Bebernos la fruta produce una sensación de saciedad menor, lo cual puede provocar que consumamos varias raciones de frutas en un solo batido. Controlemos, pues, las cantidades recomendadas (las frutas no dejan de ser una fuente de hidratos) y alternemos beber y masticar.

¿Y las verduras? Cuantas más mejor, ¿no? Pues no exactamente. Los nutricionistas no establecen un límite a la hora de ingerir verduras como sí hacen con las proteínas, las grasas o los hidratos sencillamente porque es complicado que el consumo de verduras en su estado sólido natural exceda los límites de lo saludable. Pero los zumos y los batidos verdes pueden llegar a ese límite con facilidad dado que admiten mayor cantidad de verdura y, además, en crudo. Así, la ingesta de nutrientes como el ácido oxálico, con una alta concentración en las hojas verdes crudas, se dispara por encima de lo recomendable sin que seamos conscientes.

Así que, como en todo, moderación. Aquí tienes unas pautas para disfrutar de tus batidos, zumos y smoothies sin alterar tu equilibrio nutricional:

-No consumas más de dos batidos verdes a la semana, no les añadas una gran cantidad de hoja verde y alterna las hojas para no consumir siempre las mismas.

-Procura consumir no más de cinco raciones de fruta al día. Pero, claro, “ración” no es lo mismo que “pieza”, ¿o es igual un plátano que una fresa? Concibe un solo plátano como dos raciones en sí mismo y un puñado de fresas como una única ración. En el caso de las peras, los melocotones o las manzanas, “ración” sí equivale a “pieza”.

-Distribuye esas cinco raciones entre zumos o batidos y fruta entera. Y si es con piel, mejor que mejor.

-Infórmate bien antes de añadir cualquier elemento “extraño” a tus bebidas. El carbón activado, que se puso de moda como complemento de los batidos hace dos años, resultó ser bastante más nocivo de lo que se promocionaba.

-Y, muy importante: disfruta tus zumos y batidos porque están buenos, son refrescantes y resultan una inyección rápida y eficaz de vitaminas, fibra y agua. No los tomes porque consideres que te van a “desintoxicar”. Realmente, en un organismo sano, los riñones y el hígado ya acometen esa tarea sin necesidad de “ayudantes”… y si tu organismo está verdaderamente intoxicado… ¡deja de trastear con la licuadora y ve al médico!

En Demos la vuelta al día: Exprimir, licuar y batir: técnicas de cocina detox

En Demos la vuelta al día: La revolución verde

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.