Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

El día de la marmota en la cocina: errores en los que caemos a diario

Reportaje
2 Febrero 2018
Como en la genial película de Bill Murray, "el día de la marmota", cometemos día tras día los mismos errores en la cocina. Y los repetimos. Y los repetimos. El día de la marmota en la cocina: errores en los que caemos a diario ...¿Te reconoces en alguno?

Dicen que el ser humano es el único animal capaz de tropezar dos veces con la misma piedra. En la cocina, tropezamos muchas veces con la misma piedra. Como en la genial película de Bill Murray, el día de la marmota, cometemos día tras día los mismos errores. Y los repetimos. El día de la marmota en la cocina: errores en los que caemos a diario.

el dia de la marmota

Freír todo a la vez

Estas preparando croquetas para toda la familia. Ya las tienes listas. Acercas la sartén al fuego con aceite y cuando ha cogido temperatura, vas metiendo las croquetas en el aceite como si no hubiera un mañana. El resultado no puede ser otro que un montón de croquetas aceitosas. Cualquier fritura debe hacerse poco a poco, por tandas. Si metes de golpe en la sartén todos los elementos que quieres freír, la temperatura del aceite bajará y arruinará tu fritura. Los alimentos absorberán más aceite del que deben y no quedarán crujientes.

Limpiar las setas y champiñones con agua

La higiene en la cocina es muy importante. Conviene lavar las verduras y otros ingredientes antes de usarlos. Pero hay alimentos que son tan incompatibles con el agua como el aceite. Es el caso de las setas. Todas las setas, incluidos los champiñones son como esponjas. Si las lavas absorberán mucha agua... que luego soltarán en el momento en el que las vayas a cocinar. De ahí que muchas veces, lo que iba a ser un salteado se convierta en una sopa. Las setas deben limpiarse con un cepillito o con un paño ligeramente humedecido.

Remover el caldo

Los guisos hay que removerlos de vez en cuando, para que se integren los sabores y para evitar que se peguen al fondo... pero un caldo no debe tocarse jamás. Ya sea un fumet, un caldo de ave o de carne, una vez que los ingredientes están cociendo en agua... no debe tocarse. Removerlo solo servirá para enturbiarlo.

Añadir la sal al agua antes de que hierva

Cuando vamos a cocer en agua con sal unas verduras, o una pasta, es muy habitual añadir la sal en el mismo momento en que ponemos la olla con agua al fuego. Es mejor si añadimos la sal en el momento en el que agua rompe a hervir, justo cuando añadimos la verdura o la pasta. Es por una cuestión de tiempo. El agua salada tarda más tiempo en alcanzar el punto de ebullición.

Harina sin tostar

Estas haciendo una salsa verde, o bien una bechamel... y no espesa, está muy líquida... Reconócelo, ¿cuántas veces lo has intentado solucionar poniendo un poco más de harina?. ¡Grave error!. La harina siempre debe tostarse ligeramente para quitarle ese desagradable sabor a crudo. Una vez que has tostado la harina y que ya has añadido agua, o caldo o leche... ya no hay marcha atrás, no puedes añadir más harina. Si quieres que espese, lo que debes hacer es mantenerlo al fuego más tiempo, o subir un poco la temperatura del fuego para que se evapore más líquido.

Cascar los huevos sobre la misma fuente

En las elaboraciones en las que necesitamos varios huevos, ya sea enteros o separando claras y yemas, es muy habitual ponernos a cascar el huevo justo encima del bol en el que tenemos que añadirlos. Supongamos que en el bol ya hay 4 huevos y, al quinto, hay un problema, o sale malo, si lo has añadido directamente, habrás estropeado todos. Otro ejemplo. Tienes que separar claras y yemas. Ya has separado las claras de las yemas de 5 huevos para hacer un merengue. Y el sexto huevo lo cascas justo encima y se te rompe la yema derramándose por encima de las claras. Esas claras no van a montar, hay que tirarlas todas. Los huevos se cascan siempre en un bol aparte, y una vez cascados ya los pasas con el resto.

Dejar enfriar un alimento antes de meterlo en la nevera

Eso de que no se puede meter nada caliente en la nevera... es un mito. Por supuesto que se puede meter. No es malo para los alimentos ni muchísimo menos, aunque sí para la nevera. Introducir un elemento caliente dentro del frigorífico le obliga a realizar un sobreesfuerzo para restablecer la temperatura... pero nada más. Si dejas mucho tiempo una elaboración a temperatura ambiente, en realidad te estás arriesgando a que proliferen las bacterias y a que se produzca contaminación cruzada. Una vez que termines de cocinar algo, lo mejor es que lo dejes unos minutos para que se atempere un poco antes de meterlo en la nevera... 20 minutos es suficiente... ¡pero no 4 horas!.

Sobrecocción

Es uno de los errores en la cocina más habituales de España. Tendemos a sobrecocinarlo todo, las carnes, los pescados, y sobre todo las verduras. Las cocemos hasta que están más blanditas que el blandi blub. Por el camino se han quedado todas las propiedades nutricionales, vitaminas, etc. El pescado debe c ocinarse en su punto exacto, y las verduras deben dejarse al dente.

Añadir la sal a las patatas antes de freír

Pelar las patatas, cortarlas en bastones, ponerles sal y freír. ¿resultado? Patatas fritas poco crujientes y con poca sal. En primer lugar la sal absorberá la humedad de la patata y dificultará que quede crujiente por fuera, y por otro lado, al introducir un elemento con sal en el aceite de la fritura... la mayor parte de esa sal se desprenderá y no salará bien el producto. La sal debe añadirse siempre inmediatamente después de salir de la sartén o freidora.

En Demos la vuelta al día: Los errores de las abuelas en la cocina... ¡Sí, también se equivocan!

En Demos la vuelta al día: 10 errores frecuentes al hacer croquetas... ¡evítalos!

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.