Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Comer pizza... para saber quién eres

Reportaje
9 Febrero 2016
¿Eres de los se dejan el mejor bocado de la pizza para el final? ¿dejas los bordes? ¿pides siempre la misma pizza? Además de una delicia italiana, la pizza también es un poco psicólogo. Dice mucho de ti.

Puede que no hayas reparado en que cada uno tenemos una forma de comer pizza. Y rara vez nos salimos de ella. A quien le gusta comer la pizza con las manos, le costará un infierno coger los cubiertos, y quien se deja los bordes... no los comerá ni aunque le amenaces con el cortador de pizza. Este deliciosa y universal especialidad de la gastronomía italiana es uno de esos platos que desata nuestras manías, y que revela algunos aspectos de nuestra personalidad. No vamos a decir que la pizza podría ahorrarte sesiones de terapia de psicólogo... pero lo cierto es que la forma en la que comemos la pizza... dice mucho de nosotros. Comer pizza... para saber quién eres.

1. El mejor bocado... para el final

Hay que personas que se reservan el mejor bocado para el final... puede ser el centro de la pizza, o puede ser ese punto en el que se ha formado una burbujita sobre la mozzarela que está bien tostada, o justo donde confluyen dos de tus ingredientes favoritos... sea el punto que sea... una vez que lo has detectado. Eres capaz de ir comiendo toda la pizza alrededor para dejar ese bocado, sublime, para el final.

Eres de esas personas que disfrutan de los placeres de la vida y valoran los pequeños detalles. Pero te gusta tenerlo todo bajo control y buscas el marco y el momento adecuado para cada cosa. Tú sí que sabes disfrutar.

2. El mejor bocado... ¡lo primero!

Tienes una especie de radar... que en cuanto ves una pizza... localizas el punto más rico... como en el anterior caso, puede ser donde se ha tostado un poco la mozzarella, o donde la cebolla confluye con la anchoa... sea el que sea, una vez que lo has localizado, te lanzas a por él. Cuanto antes mejor. Esperar solo puede suponer riesgo: de que se enfríe o... aún peor, de quedarte sin él.

Eres impulsivo, decidido, no hay quien te pare. Cuando quieres algo, lo quieres ya, cuanto antes. Lo cierto es que tampoco disfrutas mucho de los placeres que nos da la vida. Porque en lugar de disfrutarlos cuando los tienes... ya estás pensando en tu próximo objetivo.

Comer pizza para saber quien eres

3. Doblar la pizza

Cuando tomas una porción de pizza con la mano... la doblas hacia dentro antes de comer. A veces este gesto responde a que de lo contrario la pizza se vencería hacia fuera si está muy cargada de ingredientes o si el tamaño de la porción es muy grande... pero da igual si es así o no. Tú doblas la pizza siempre.

Eres una persona práctica, que se aburre pronto de las cosas y que necesita tener el control de lo que está haciendo. Y si está comiendo una pizza no necesita ver sus ingredientes. Se trata de pizza al fin y al cabo, y se trata de alimentarse. Saborear un plato no es para ti, tú necesitas llenar el estómago. Y punto.

Comer pizza para saber quien eres

4. Comienzas comiendo los bordes

Tomas una porción de pizza entre las manos... le das la vuelta... y te comes los bordes. Parece el orden contrario al lógico, pero siempre lo haces así. Te gustan los bordes de la masa, ya sea fina o rotunda, o crujiente.

Eres una persona inconformista, dispuesta a luchar contra con los convencionalismos. Te gusta ser diferente a los demás y no te importa destacar ni llamar la atención5. .

5. No te comes los bordes

Da igual el tipo de pizza que estés comiendo o su tamaño. Jamás te comes los bordes. Masa fina, masa gruesa, bordes rellenos, bordes crujientes o bordes menos cocidos, bordes abundantes, o bordes casi inexistentes... siempre se quedan en el plato, mordisqueados. Hace años comiste una pizza enorme y ya al final, estabas tan lleno, que te dejaste los bordes porque ya no podías más, y porque además eran muy grandes. Y desde entonces, siempre haces lo mismo.

Eres una persona con poca empatía, con cierta dificultad para ponerte en la piel de los demás. Te cuesta razonar... porque tú siempre quieres tener razón. Te gusta imponer tus opiniones y criterios, tienes cierto sentimiento de superioridad y no te importa llamar la atención.

Comer pizza para saber quien eres

6. La pizza, con cuchillo y tenedor

Te gusta comer la pizza con cuchillo y tenedor... ya sea en un restaurante, en una pizzería o en tu casa. ¿Qué necesidad hay de mancharse las manos?. Claro que, también hay quien come habitualmente la pizza con la mano, salvo que esté en un restaurante donde todo el mundo lo hace así... o al menos el resto de las personas con las que compartes mesa.

Eres una persona metódica, estable, de personalidad constante. Ahora que, si eres de los que te encantaría tomar la porción de pizza con la mano... pero no lo haces porque la persona que comparte mesa contigo usa los cubiertos, o porque se trata de un restaurante elegante en el que ves al resto de comensales usando el cuchillo y el tenedor... eres una persona que se deja llevar. No te gusta llevar la voz cantante, prefieres seguir a los demás. Una actitud que también revela un poco de inseguridad.

Comer pizza para saber quien eres

7. ¿Pizza con cuchillo y tenedor?... ¡jamás!

¡No! ¿Comer la pizza con cubiertos? ¡Ni hablar!. El protocolo y las normas de etiqueta y de buena educación en la mesa están muy bien... pero la pizza es la pizza. Y eso es sagrado. La pizza se come con la mano. Aquí, en Roma y en la República Popular de China. Desde luego, esta es una de tus líneas rojas por las que jamás pasarás. Y te da igual estar en casa o en una recepción oficial. La pizza se parte en porciones y se toman con la mano, y así es como mejor sabe. 

Desde luego, eres una persona con decisión propia, terca y cabezota. Eres capaz de defender tus ideas allá donde vayas y delante de quien sea. Haces gala de tu voluntad férrea, inquebrantable. Pero cuidado, que en ocasiones puedes confundir lo que es una gran virtud con el defecto de no ser capaz de rectificar y reconocer tus errores.

8. Pizza margarita

Es tu pizza favorita y siempre es la que tomas. Eres capaz de mirar la carta de pizzas de una trattoria durante 20 minutos... para terminar pidiendo, una vez más, la pizza margarita. Es la más rica, la original, la mejor.

Eres una persona a la que te gusta jugar sobre seguro. Eres clásico, apegado a las tradiciones y poco arriesgado en tu vida y en tus decisiones. Valoras las cosas buenas y sencillas. Eres sincero, te gusta el calor del hogar y eres, sin duda, familiar. Eres constante y metódico y valoras mucho estas mismas cualidades en los demás.

Comer pizza para saber quien eres

9. Siempre pides lo nuevo

¿Una pizza con los bordes rellenos de queso de cabra? Estupendo, me la pido. ¿Una pizza con sabor a hamburguesa? ¿Pizza con nata en lugar de tomate? ¿Pizza de albóndigas? ¿Pizza con masa de pan bao cocida al vapor en lugar de hornada? ¡Quiero probarla!. Puede que no te guste, o sí... pero da igual. Porque no volverás a pedirla

Te gusta la aventura, probar cosas nuevas, siempre estás abierto a nuevas experiencias, a seguir las tendencias y cualquier recomendación o sugerencia por extraña que parezca. Te fías de las personas y siempre das una oportunidad a las cosas y a las personas. Pero cuidado, porque este espíritu aventurero tan divertido, también revela un carácter nervioso, y una persona que se cansa enseguida de las cosas, que se aburre con facilidad y con dificultad para prestar atención.

Comer pizza para saber quien eres

En Demos la vuelta al día: 9 maneras perfectas de arruinar la comida a un italiano

En Demos la vuelta al día: 5 joyas italianas

En Demos la vuelta al día: Receta de pizza margarita

En Demos la vuelta al día: Las 6 claves para cocinar la pasta seca

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.