Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Ballet fit, baile, fitness y dieta de bailarina

Reportaje
20 Febrero 2018
Ni es ballet clásico, ni es fitness… es Ballet Fit, una maravillosa mezcla de lo anterior, con algunos elementos adicionales de yoga y pilates y, además, la disciplina deportiva que está pegando más fuerte en los gimnasios de medio mundo.

Ni es ballet clásico, ni es fitness… es Ballet Fit, una maravillosa mezcla de lo anterior, con algunos elementos adicionales de yoga y pilates y, además, la disciplina deportiva que está pegando más fuerte en los gimnasios de medio mundo. Ballet fit, baile, fitness y dieta de bailarina

Natalie Portman consiguió moldear su figura y moverse como una auténtica bailarina profesional gracias al Ballet Fit para preparar su papel en la película Cisne Negro. Hoy esta disciplina es la favorita de muchas otras celebrities como Miranda Kerr, Doutzen Kroes o Taylor Swift. Como podéis imaginar el Ballet Fit surgió en Estados Unidos, desde donde se ha extendido rápidamente por Brasil y otros países del continente americano. También es tendencia en Europa y ya ha llegado a España. 

Se trata de un plan de entrenamiento ‘full body’ que se basa en ejercicios de ballet clásico… sí, los que se llevan a cabo junto a la barra, apoyando una mano sobre ella, aunque también hay ejercicios de suelo. Ahora bien, estos ejercicios suman elementos del fitness para crear una disciplina que aúna respiración, cardio, flexibilidad, coordinación, tonificación y movilidad articular. 

Alimentación y ballet

Las bailarinas profesionales siguen dietas muy cuidadas… deben mantener su figura esbelta y al mismo tiempo deben tomar una alimentación muy completa que les permita tener toda la energía necesaria durante los duros entrenamientos que siguen. Y, si, las bailarinas comen muy sano.

El ballet fit no es un deporte profesional… de modo que no debemos tomar como referencia el entrenamiento que sigue un bailarín profesional ni su estricta alimentación. Ahora bien, el hecho de que sea una disciplina de bajo impacto no debe engañarnos. El Ballet Fit es un ejercicio muy completo y exigente que debe ir acompañado de un plan de nutrición.

Las proteínas son la base de la masa muscular y, por tanto, de un cuerpo tonificado, como el que proporciona este deporte. De modo que las proteínas deben estar presentes en las tres grandes comidas del día: el desayuno, la comida y la cena… con carnes, pescados, legumbres… y toma huevo en el desayuno, que ayuda a la reparación muscular. Tampoco está de más que añadas a media mañana y a media tarde snacks que aporten proteínas y ácidos grasos omega 3, como un puñado de nueces.

Evita los azúcares refinados, que son energía fácil, sí, pero que se transforman muy rápidamente en glucosa para el organismo. También hay que evitar el alcohol, que son calorías vacías.

Los beneficios del ballet fit

Esta disciplina consigue mejorar la elasticidad y la flexibilidad corporal, favorece el equilibrio y tonifica el cuerpo… y lo esculpe como ningún otra disciplina deportiva. Y lo que es mejor, sin darte cuenta, adquirirás la forma de moverte y la postura de las bailarinas.

Hablamos de un deporte que no es de impacto y que es apto para todas las edades, sexos y condición física. ¡Incluso hay programas de Ballet Fit específicos para embarazadas!. Además, no es necesario tener conocimientos previos de ballet clásico. Por otro lado, se trata de un entrenamiento que es ideal como complemento para quienes practican otros deportes, como triatlón o running ya que mejora el rendimiento muscular, ayuda a reducir cargas musculares, mejora la postura, la flexibilidad… y todo esto se traduce en un menor riesgo de sufrir lesiones.

En Demos la vuelta al día: 10  beneficios del running 

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.