Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

7 hábitos saludables en vacaciones

Reportaje
8 Agosto 2017
El verano es una época perfecta para cambiar tus hábitos y practicar una vida saludable y sana sin esfuerzos y no exenta de diversión.

Antes de que llegue el verano nos preocupa nuestra figura y empezamos con la operación bikini para lucir palmito en nuestro destino de vacaciones. Después del verano, hacemos todo tipo de dietas que ayuden a purificar el cuerpo de los pecados veraniegos…pero, y ¿durante el verano? Olvidamos que el verano es una época perfecta para adquirir unos hábitos saludables que evitarán que tanto antes como después tengamos que acudir a dietas intensivas, exageradas y en muchos casos innecesarias. Para ello vamos a proponerte 7 hábitos saludables en vacaciones totalmente compatibles con el cuidado de nuestra salud y la diversión veraniega. Además nos proporcionarán mucha más energía y grandes dosis de buen humor.

Disfruta del desayuno

En vacaciones, sea la época que sea, tienes más tiempo para dedicar al desayuno, así que disfruta de este momento que te cargará de energía para el resto del día. Aprovecha para tomar zumos de frutas y vegetales, que están muy de moda; incorpora huevos, panes integrales y alimentos con fibras naturales (cereales, frutas…) No te pongas en marcha únicamente con un café con leche. Todas las comidas son importantes y el desayuno más.

Batido verde de kiwi, plátano y lechuga

Siempre hidratados

En verano pierdes mucho líquido, sudas más y pierdes sales minerales por lo que no está de más siempre ir acompañado de una botella de agua. Recuerda que no hay que esperar a beber cuando sólo se tiene sed, ese suele ser el primer síntoma de deshidratación. También puedes hidratarte comiendo alimentos ricos en agua como frutas y verduras. La sandía y el melón son dos frutas perfectas para mantener la hidratación a tono.

5 comidas al día

Es muy importante que realices 5 comidas al día: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena. Estos no significa que en cada una de ellas te pongas morado a comer. Es más recomendable comer poca cantidad pero varias veces al día. Esto es comer sano.

Muévete

Aprovecha que en vacaciones tienes más tiempo para todo y dedica una pequeña parte del día a realizar algún tipo de actividad física. No hace falta que corras una maratón ni que escales el Everest, con que camines a diario una media hora, juegues un partido de palas en la playa, nades en la piscina 15 minutos o simplemente juegues con tus hijos será suficiente para mantener un estilo de vida activo que mejorará nuestro bienestar casi sin darte cuenta. 

¡Al rico pescado!

Sea blanco o azul, moluscos o crustáceos…el pescado es fuente de proteínas y ácidos grasos omega-3. Incluye en tu dieta diaria siempre este tipo de alimentos, además, en vacaciones en costa disfruta del pescado más fresco.

Ensalada de pescaíto frito

Tomar el sol

Sin olvidar que siempre que te expongas a los rayos solares debes hacerlo con precaución y con protección. Los humanos, sí tu también, funcionan con el sol, además de con otras cosas. El sol nos llena de energía y de alegría así que ya sabes, un bajito de sol aldea mejorará tu humor y te proporcionará una dosis extra de energía. 

Come despacio y descansa

Saborear la comida es tan importante con ingerirla. Evita comer a toda velocidad y en sitios de comida rápida. Estar de vacaciones no significa comer rápido y mal. Duerme lo que necesite tu cuerpo. Las vacaciones es un momento fantástico para cargar pilas recuperarse del cansancio acumulado durante el año. Además, dormir bien permite que las hormonas que regulan el apetito estén equilibradas y se controle el aumento de peso corporal.

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.