Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Los alemanes se aburren de la cerveza

Noticia
5 Noviembre 2014
Los que fueran mayores consumidores mundiales de cerveza… están cambiando el delicioso jugo de cebada por la mediterránea costumbre de consumir vino.

Trabajadores, metódicos, fabricantes precisos, un poco cuadriculados, amantes de la austeridad, prácticos, puntuales, cerebrales, amantes del automóvil y los motores potentes, grandes comedores de salchichas y bebedores de cerveza… desde el desayuno hasta la cena… así son, o así creemos que son los alemanes. Pero de todos los tópicos con los que dibujamos a los habitantes de la locomotora europea… puede que haya uno que si fue cierto, está dejando de serlo: la pasión germana por la cerveza.

Las cerca de1.300 fábricas repartidas por toda Alemania reconocen que el consumo de cerveza entre los alemanes desciende alarmantemente. Hace veinte años, a principios de la década de los 90, cada alemán bebía una media de 140 litros de cerveza al año. Hoy en día, el consumo no supera los 100 litros anuales.

La moda por otras bebidas –con o sin alcohol-o la preocupación por la salud son algunos de los principales motivos por los que los alemanes han dejado de lado la cerveza, según reconoce la patronal germana del sector. Los jóvenes, en las discotecas, han cambiado la cerveza por vodka –una costumbre importada por sus vecinos del este- mientras que sus padres también han abandonado la cerveza, en este caso por vino, emulando así a franceses y a los países mediterráneos del sur de Europa.

Alemania ha puesto en marcha una millonaria campaña para recuperar el consumo local de cerveza. Y no se trata de una cuestión de identidad ni de defender un símbolo nacional… sino de intentar evitar lo que podría ser un zarpazo a la primera economía europea. Las cervecerías alemanas producen el 10% de la producción mundial de cerveza, facturan 7.600 millones de euros al año, y generan alrededor de 65.000 puestos de trabajo. 

¿Bebes cerveza? …agradéceselo a los alemanes

Sí, es cierto que ya en la antigua Mesopotamia se fermentaban cereales macerados en agua, que los egipcios inventaron una bebida muy similar a nuestra cerveza, que los antiguos pueblos indígenas americanos fermentaban maíz y los africanos el mijo. También es cierto que la invención de la cerveza se produjo en Bélgica… Sin embargo la cerveza tal y como la conocemos -y tomamos- debemos agradecérsela a los alemanes. El motivo es que fue en Alemania donde se estableció la famosa Reinheitsgebot o ley de pureza de la cerveza. Se trata de un edicto implantado en 1516 por el rey bávaro Guillermo IV por el que para elaborar cerveza solo se pueden utilizar 4 elementos: agua, malta, lúpulo y levadura. Esta ‘ley de la pureza’ sigue en vigor hoy en día.

En Demos la vuelta al día: La salchicha… embajadora de la cocina germana

En Demos la vuelta al día: 25 años de la caída del Muro: Berlín, capital gastronómica

En Demos la vuelta al día: 5 deliciosas formas de cocinar las salchichas

En Demos la vuelta al día: Recetas con salchichas

 

 

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.