Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Las seis claves para una dieta cardiosaludable

Noticia
13 Marzo 2014
El Día Europeo de la Prevención del Riesgo Cardiovascular -que se celebra cada 14 de marzo- nos recuerda que cuidar nuestro corazón y evitar problemas como la hipertensión, el colesterol o el infarto… está en nuestra mano. Una dieta saludable es clave

¿Sabías que el 90% de los infartos se pueden evitar? Esta cifra es tan escalofríante como cierta. Para concienciarnos de que la salud de nuestro corazón está en nuestras manos, este viernes, día 14 de marzo, se conmemmora el Día Europeo de la Prevención del Riesgo Cardiovascular, una fecha que cada año nos recuerda la importancia de la prevención en las enfermedades relacionadas con el corazón y la circulación de las arterias.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en los países desarrollados y provocan el 40% de las defunciones que se producen en Europa y el 31,2% de las que tienen lugar en España. La principal causa de estos fallecimientos es el infarto de miocardio, que representa más del 50% de la mortalidad cardiovascular total, seguido de cerca por el ictus, que causa aproximadamente un tercio de la misma.

Pero, tal y como hemos dicho… en la mayor parte de los casos… se podría evitar. Los principales motivos de las enfermedades cardiovasculares son el tabaco, un colesterol alto, la hipertensión, diabetes y obesidad… factores que llegan por nuestros malos hábitos. Lo primero que hay que hacer es dejar el tabaco… pero también, hacer ejercicio físico y, por supuesto, cuidar nuestra dieta.

1. Al rico omega 3

Es seguramente el elemento más importante para llevar una dieta cardiosaludable. Reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, al disminuir la agregación plaquetaria y la coagulación de sangre, la presión arterial, los triglicéridos y el colesterol. Además, interviene en las conexiones neuronales y en el buen funcionamiento cerebral. Hay dos tipos de ácidos omega 3, el primero se encuentra en las semillas de lino, frutos secos, como las nueces, en algunos aceites vegetales y en algunas verduras como las coles de Bruselas o las espinacas. El segundo, está en el pescado azul (atún, bonito, boquerón, caballa, jurel, arenque, trucha, salmón, sardinas y anchoas).

2. Menos lácteos… y desnatados

Por supuesto que puedes tomar leche y sus derivados… como el queso. Pero con prudencia y optando siempre por los desnatados. Los lácteos no deben superar el 30% de las calorías diarias.

3. Aceite de oliva… oro líquido para las venas

Se trata de una grasa monoinsaturada… y, por tanto, cadiosaludable. Contiene vitamina E y antioxidantes, previene el envejecimiento, reduce la hipertensión, baja el colesterol malo… Si en otros países no lo consumen, es porque el poco que tienen es un producto de lujo y carísimo. ¡Aprovechemos nuestro privilegio!

4. Frutas y verduras… cuantas quieras

Son imprescindibles para la salud y para el corazón. Nos previenen de enfermedades cardiovasculares, la diabetes, el colesterol y la obesidad… porque la fibra que contienen hace que se metabolicen adecuadamente los ácidos grasos. Se recomienda tomar 3 piezas de fruta al día (una de ellas un cítrico por la vitamina C) y dos raciones de verdura al día, una cocinada y otra cruda, en ensalada, por ejemplo.

5. Controla la sal y el azúcar

Bueno… no es que tengas que eliminarlos de tu dieta… pero sí reducirlos.

6. Y a las legumbres y cereales vía libre

Pan, arroz, pasta… ¡integrales!. Tienen una mayor concentración de fibra, vitaminas, minerales y fitonutrientes. Por su parte, las legumbres tienen mucha fibra y muy pocas calorías

 

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.