Newsletters
SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER
Entrar

Hábitos saludables en verano

Noticia
21 Julio 2016
En verano son esenciales las dietas frescas en las que alimentos como las verduras y las frutas sean las protagonistas, no sólo por que evitarán que sintamos el estómago pesado o que tengamos más calor, sino porque además nos ayudan a mantenernos hidratados.

El verano es una época especial, donde rompemos con la rutina de alimentación y ejercicio. Pero esto no debe suponer una pérdida en nuestros hábitos saludables. Aunque no hagamos lo de siempre, podemos seguir unas pautas para llevar un verano saludable.

La hidratación es la clave para pasar un verano tranquilo y enfrentar mejor las altas temperatura. Allí donde vayas, no olvides llevar una botella de agua o tener siempre a mano un lugar en el que comprarla. Tu cuerpo funciona al 100% cuando bebes al menos dos litros diariamente. Si no te gusta el agua simple, puedes agregar rodajas de limón, pepino o fresas para darle un poco de sabor. Inmediatamente observarás que te sentirás mejor y tu piel lucirá resplandeciente.

En verano son esenciales las dietas frescas en las que alimentos como las verduras y las frutas sean las protagonistas, no sólo por que evitarán que sintamos el estómago pesado o que tengamos más calor, sino porque además nos ayudan a mantenernos hidratados.

Ya que por lo general en esta época se suele tener más tiempo libre, te recomendamos que planifiques los menús para ir a la compra, cocinar con tranquilidad y cambiar los menús de todo el año. Podemos hacer muchas recetas de ensaladas y cócteles o batidos de frutas que serán el mejor alimento cuando apriete el calor. Entre nuestras recomendaciones culinarias:

- Pon pescado en tu vida, blanco o azul, así como moluscos y crustáceos que son fuente de proteínas y ácidos grasos omega-3. En vacaciones en costa disfruta del más fresco.

- Disfruta de alimentos con grasas saludables

- Evita comer en restaurantes de comida rápida, no son más baratos que la comida casera y las vacaciones no son una excusa para engordar y perder la salud.

- Come lentamente y saboreando la comida ahora que tienes más tiempo.

Tomar el sol es otro hábito saludable en verano, aunque está claro que siempre tendremos que tomarlo con precaución. Los seres humanos funcionan con el sol, porque los llena de energía y de optimismo. Si estás en la oficina y te sientes cansado, sal a caminar un poco y notarás la diferencia.

La exposición prolongada a los rayos del sol produce daños en la piel: quemaduras solares,  manchas, pecas o incluso cáncer de piel. También pueden ocasionar daños en los ojos si no se protegen. Es fundamental seguir una serie de precauciones:

- No exponerse al sol en las horas centrales del día (entre 12h y 16h), cuando los rayos solares caen con mayor intensidad.

- Usar cremas en cara y cuerpo con un alto índice de protección solar, aplicándola media hora antes de la exposición y renovándola con frecuencia.

- Usar gafas de calidad que bloqueen el impacto excesivo del sol en los ojos.

- Usar sombreros que te protejan la cabeza de la acción directa del sol.

- Usar prendas de fibras naturales y colores claros como pantalla de protección.

Aunque en verano apetece muy poco hacer ejercicio es importante que lo hagamos todo el año y de hecho podemos aprovechar a que tenemos más tiempo libre durante las vacaciones para practicar deportes o para apuntarnos a nuevas aficiones como hacer senderismo, practicar running, bicicleta, etc…Siempre elige hacer ejercicio a horas en las que el sol no apriete, como a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde y verás como no te cuesta tanto.

También es importante cambiar de estilo de ropa o de modo de vestir. Con el calor del verano, los hábitos saludables incluyen la autoestima, así que cambia tu guardarropa por uno que sea ligero y tenga colores vivos. Cuando hace calor no hay nada como llevar ropa fresca, como vestidos o bermudas y que te permitan ir cómodo. Evita la ropa ajustada y sobretodo los pies es mejor llevarlos destapados 

Duerme lo necesario, como mínimo 7 horas. Aprovecha esta época para recuperar el cansancio acumulado y reponer fuerzas.

Si vas a conducir realice comidas ligeras. Las comidas copiosas y demasiado grasas, provocan una disminución de la capacidad de atención, somnolencia y digestiones pesadas. Y si se trata de un viaje largo, acuérdate de parar cada dos horas.

Por último, otros pequeños placeres que puedes realizar en verano y así mantener tus hábitos de vida saludable son:

-        Estirarte al levantarte para calentar los músculos adormecidos durante el sueño.

-        Ducharte con agua fría, o al menos termina la ducha matinal con agua a baja temperatura.

-        Mantener a raya el estrés con técnicas de respiración, yoga, lectura, música, etc.

-        Moverte en bici, patinando, corriendo, andando, etc; la idea es aparcar el coche en verano y no moverlo nada más que para viajes largos.

Envía tu pregunta a nuestro chef

Si tienes cualquier duda sobre la receta en cuestión puedes utilizar este formulario para realizar tu pregunta y nuestro chef te responderá encantado.

Otros usuarios ya han enviado sus preguntas, así que si lo prefieres puedes revisar directamente las respuestas de nuestro chef.